Archivo de la categoría: Para Compartir

PINTA LA REVOLUCIÓN CON CRAYONES

Es común en estas épocas escuchar hablar de “revolución”. “La revolución esta en las mentes”, “solo aquellas sociedades unidas lograran una revolución” y bla bla bla. Es que en tiempos modernos llenarse la boca y dar cátedra sobre revolución parece ser moneda corriente. Tanto otario que vomita palabras en nombre de la revolución, que no veo por qué no hacer lo mismo, quizá tenga un poco más de suerte y logre descolgarme el cartel de otario que tan bien les queda a algunos.

En cada uno de estos – los ya mencionados “otarios”- podemos encontrar un líder, cuasi líder, o aspirante a serlo, lo que puede resultar extraño – sin desmerecer el trabajo de nadie- es que aun no han logrado eso que proclaman y para lo cual dicen tener la receta. Para no ser menos acá me paro al frente y voy a gritar por un rato, para no ser igual dejo abierto el escrito (como en cada ocasión) a nuevas líneas que consideren pertinente agregar. No tengo formulas, recetas ni planes, eso de los dejo para los charlatanes.

Recomiendo no se ofendan por lo que pueda llegar a pronunciar, no es nada personal. No se pongan el poncho que en verano hace bastante calor.

Revolución según nos aporta el diccionario, refiere a un cambio brusco y total. Es aquí cuando muchos rostros empiezan a sonreír, a otros tantos les genera rechazo, algunos se esconden y otros (los menos tenidos en cuenta) comienzan a crear, agarran sus cuadernos y lapiceras, cargan sus pinceles, se visten, se maquillan y desenfundan sus violas. Formas bastantes insulsas y sumisas para aquel que solo lleva su discurso al plano socioeconómico y se queda allí; una pérdida de tiempo para aquellos que niegan el valor de los sentimientos, aquellos ciegos con anteojos que apenas si saben hablar.

El arte damas y caballeros, el arte es una forma olvidada de hacer revolución. Son las palabras, los sonidos y los colores los que pueden cambiar todo esto, son esas mismas cosas las que pueden penetrar en cabezas selladas al vacio que ni polvo pueden juntar. A aquellos dormidos os ruego  que despierten, que dejen de repetir versos que no entienden. Creen simios queridos, vuelen un ratito y jueguen, sientan y vivan, pero creen y crean de verdad

No rezo por un  mundo lleno de artistas, de hecho no rezo, tampoco quiero vendedores de falsas verdades, en todo caso pido a aquellos que se dicen revolucionarios y a lo que no  posar sus ojos en otros lados, a mirar otras cosas, a escuchar otras voces –escuchar esa voz que viene de adentro- para luego saltar del sillón con ganas de dar vuelta el mundo, de revolucionar desde adentro, desde el sentimiento y con la cabeza, de revolucionar de verdad. Hagamos que explote pero lo hagamos de enserio.

Alteremos el paisaje, pintemos el cielo con crayones, gritemos en sol, tallemos esta vida y si alguno se anima juguemos a ser artistas.

Sepan disculpar los destellos de prepotencia y los numerosos sinsentidos de este otario charlatán.

 

“No se lamenten los viejos de que los recién venidos ocupen los primeros puestos de la fila; porque siempre es así: se gana con los nuevos”. Arturo Jauretche

 

 

Música Extraterrestre  

Anuncios

PARTICIPAR

En charlas y tertulias con algunos de los raros monos que componen ésta mezcla devenida en comunidad, me ha llamado la atención lo vigente que se encuentra la democracia, en la agenda pública de debate. Claro, en tiempos de elecciones presidenciales, todos tenemos una ideología definida, y estamos muy seguros de que todos los que no la comparten, son “ignorantes”.

El tema es, justamente, aprovechar la vigencia de la problemática, para replantear algunas cosas, monada.

Como ya hemos dicho en alguna otra nota, hace falta solo poner la palabra “democracia” en el buscador de Google, y cliquear el primer resultado, para leer “es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante, es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo”. La Real Academia Española, por otro lado, dice que es el “Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”.

Desde que la democracia se ha instaurado como sistema político global, se ha hecho de una serie de vicios y ambigüedades, que ella misma se encarga de ocultar. Esto, sumado a que el sistema económico global que por excelencia acompaña a la democracia, es el capitalismo, o peor aún, el neoliberalismo extremo, el libre cambio en su máxima expresión, llevan a que en la actualidad, el mundo entero se empiece a encontrar con indicios de incoherencia en el discurso con el que el propio sistema se vende, como la igualdad, la libertad, y todo eso que ya sabemos…

La democracia como tal, prevé mecanismos e instituciones de participación, en algunos casos utópicos, por el simple hecho de plantear un grado casi absurdo de verticalidad en la organización de las relaciones humanas, que hacen que lo que se produce desde abajo, rara vez llegue hasta arriba (y viceversa, para colmo). Las discusiones de base, las que teóricamente son el sustento y fundamento del sistema participativo e igualitario, se han ido volviendo periféricas, hasta convertirse en alternativas, o inexistentes.

Las instituciones estables, proveen de supuestas herramientas y espacios de diálogo, que con el transcurso del tiempo, se han burocratizado en un grado tal, que hoy (basta con acercarse a alguna de dichas instituciones) presentar una queja, pedir recursos, o proponer temas de debate con vistas al mejoramiento de algún aspecto de la esfera social, puede llevar meses, años, o hasta nunca cumplirse. Ahora bien monos, ¿Les quedan muchas ganas de pelear por lo suyo, sabiendo que pueden perder un año de su vida, nada más que en la burocracia? Creo estar escuchando la respuesta…

Avancemos un poco. El sistema de elección de figuritas, de búsqueda de “la frase que más pegue, aunque no nos represente”, que se ha establecido hoy como sistema político y de debate de propuestas gubernamentales (inexistentes, o re-conocidas hace 100 años), ha llegado a un punto tal de incoherencia y desapego a los reales intereses de la sociedad, que la ciudadanía como tal, se limita hoy solo a votar, como algo obligatorio. De lo demás, olvídense (proponer, luchar, manifestarse, MOLESTAR UN RATO A LOS QUE NO HACEN ANDA, Y TIENEN TODO). Viendo todo esto, creemos sería inoportuno finalizar ésta pequeña reflexión, diciendo que el sistema tiene la culpa de todo, que somos sólo víctimas, y ya.

Calemos un poco más hondo. Los invito nuevamente a buscar en Google, pero ésta vez la palabra ciudadano. Primer resultado: “El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bien público”. La Real Academia Española, por su parte, dice: “Habitante de los Estados modernos, como sujeto de derechos políticos y que interviene, ejercitándolos, en el gobierno del país”. Vemos entonces, que desde el significado mismo de las palabras, sería inútil quedarse en el “es todo culpa del estado”. Ciudadano, en su significado más simple y superficial, conlleva inherentemente hacer uso de nuestros derechos, de manera responsable y AUTOREGULADA, para así poder intervenir en la realidad que nos envuelve, devenida en Estado. Nadie nos vendrá a amenazar para que participemos monos, no. Está solo en nosotros.

La individualización, producto del ritmo y las exigencias de vida del sistema económico vigente, lleva a la mayoría de los monos, a ver a la participación y el debate, como una pérdida de tiempo, inútil y hasta ingenua. Por otro lado, las “figuritas” que se dedican a ganar votaciones, consientes de esto, aprovechan para hacer de las suyas, y las de sus bolsillos… si con tal, a nadie le importa, ¿acaso no es eso lo que demostramos?

          “Por favor no te metas en política” suele decirle el padre al hijo, antes de que éste último ingrese a la Universidad. “Sólo saben quejarse”, dice algún otro despistado cuando ve a “los mismos de siempre, que no saben hacer otra cosa”. Los “zurditos”, se escucha también por ahí. “Ya te vas a dar cuenta cuando tengas mi edad, lo inútil que es meterse en todo eso, yo también pensaba como vos a tu edad”, le dice también algún tío (que por algún motivo no pudo cumplir sus objetivos), al soñador sobrino.

Son todas, las citadas más arriba, frases hechas que hacen que día a día, la participación sea vista como algo incorrecto, y hasta MOLESTO.

Monada, defendemos la democracia todos los días (desde el discurso, claro); defenestramos los gobiernos “autoritarios” o “comunistas” (desde el discurso, claro). Todo esto se ha posicionado como una manera de pensar generalizada en el pueblo, argentino por lo menos. Pregunto entonces ¿por qué no aprovechamos las herramientas que el Siglo XXI y la constante evolución científica-tecnológica nos brindan, y luchamos por lo nuestro? Sólo para ser un poco más coherentes entre decir-hacer, digo. Si todos tenemos cosas que hacer, y ésta es tan importante como las demás.

Sin ir más lejos, tenemos medios masivos de comunicación, que se encargan de mostrarle todos los días a 3 millones de personas, cómo Tinelli se “pelea” con el “tonto de turno que busca pantalla”…

 

 

 

 

           Saphichay


SUCEDE – QUIEBRES

Sucede. A veces sopla el viento y solo sucede, sucede todo el tiempo, solo sucede.

¿Es que negarlo acaso no sería un gran mentira? Negar, lo que sucede, esconder bajo la alfombra el despliegue eterno y estrecho de esa pequeña  gran masa que llena el vaso y lo rebalsa.

No sé muy bien porque empecé, ni como llegue, solo sé que el desarrollo de esto que culmina en mis dedos, se aglutina (por decirlo de alguna manera)  junto al resto de los espermatozoides que empujan por entrar.  Es que aquí esa metáfora encuadra casi a la perfección , solo que el fin primero no es entrar, este tampoco es el fin último, de hecho no forma parte del fin. El fin acá es producir ese quiebre, ese maldito quiebre que nos deje respirar hondo sin dificultad.

No quiero que se entienda a esta historia, como una historia aislada. Al menos  pido que se piense en ella, como un  escrito de un personaje aislado, pero parte de un común, donde la sonrisa estrecha y los cantos de sentires son una constante.

Decía que mucha parte del tiempo “solo sucede”, y es así ¿o no ven ustedes también  que… “solo sucede”?  Si no lo ven, llamo e invito a abrir los ojos, mirar y respirar un poquito más lento. Invito sobre todo a mirar. Como se pronuncio alguna madrugada feliz, “hay mucho ciego que ve en colores”. Y pido no se engañen, si podemos soñar despiertos, también podemos dormir corriendo. Comprenderán  que aquí el tener los ojos abiertos no garantiza el mirar.

Las hormigas se mueven, se organizan, trabajan y construyen. Todas juntas, todas a la vez. Bueno aquí pasa algo parecido pero con personas o monos (como mas agrado les dé). Monos para mí. Son acciones de corta longitud, de poco espesor pero de gran peso, acciones que buscan perpetuar el sentimiento de cambio, el de querer sentir un viento fresco con olor a nuevo recorrernos por dentro cada mañana, Sentirnos cálidos por las tardes y livianos en las noches.

Invito a llenarnos de quiebres, a aumentar la longitud de las acciones, a que el quiebre complete el circulo que devuelva o aproxime la plenitud.

“Son cosas chiquitas…” leí por ahí, que sean más grandes entonces, que empiecen a crecer, que se hagan y se reproduzcan. Que el cambio de frente  y los vientos nuevos no nos sorprendan, que formen parte del  “buscar” cotidiano, desde donde sea, por donde sea.

Que cada día traiga un quiebre. Es que lo quiebres suceden. A veces sopla el viento y solo sucede, sucede todo el tiempo, solo sucede.

 

 

ME  


“DE COMIENZOS Y FINALES…”

“De comienzos y finales…” pensaba y miraba asintiendo con la cabeza. Es que – simios hermanos– nos vemos envueltos constantemente en estos vaivenes y aconteceres que marcan siempre una nueva instancia, un nuevo despertar.

Leía también “29, 30 y… de regreso a oktubr3” y caía en la cuenta que otro comienzo y un nuevo final nos han inundado nuevamente, el vaso se llenó y rebalso mojando y salpicando todo a su alrededor. Oktubr3 ha empezado, atrás quedo el comienzo de la primavera, las flores y los colores que septiembre propone, el fin de un mes que nos indica el comienzo de otro. Como podemos ver  comienzo /fin, fin/comienzo siempre van entrelazados de la mano.

Las primeras gotas de este nuevo ciclo ya me cayeron en la nariz y ese inconfundible y grato olor a tierra mojada indican que algo nuevo ha comenzado. Cada amanecer, cada anochecer, cada domingo y cada lunes.

Los monos hemos copado los arboles de esta selva. Gritando, cantando y bailando vamos a festejar debajo de la lluvia.

Por un nuevo comienzo, por un pasado y un futuro final. Por más comienzos.

Oktubr3 llego y mucho a cambiado, pero hoy con este oktubr3 hay cosas que carecen de fin, Estudiantes en Chile que siguen de pie defendiendo la educación, sin duda alguna este problema que por ahora carece de fin, va a ser para el mañana un nuevo comienzo. El comienzo de un grupo de gente dispuesta a luchar y a no dar brazo a torcer en pos de sus ideales, .Personas que acampan frente a legislatura salteña reclamando hace varias semanas por tierras donde poder poner un fin y volver a comenzar.

Como alguna vez escribi; “festejemos comienzos, olvidemos finales”. Hoy acoto que de finales estamos llenos, que esos nos alegren un nuevo comenzar.

M.E 


¿QUIÉN ES JUANA AZURDUY?

 

Oír los atributos hidalguía, valentía o coraje,  dentro de una descripción de la liberación alto peruana, es retomar las imágenes de Belgrano, Güemes, Bolívar o San Martin. Es cierto que lo merecen, pero es bien machista y reducido que sólo recordemos a ellos. Les presentamos hoy a una luchadora incansable por la libertad americana, Juana Azurduy.

Nació en 1780 en lo que hoy se conoce como Sucre, Bolivia. A los pocos años de vida queda huérfana y es sometida a la crianza de una tía conservadora que serviría quizá como bisagra para despertar el espíritu rebelde de Juana. Expulsada del convento al que había sido obligada a entrar, conoce a Manuel Padilla, con quien contrae matrimonio en 1.802.

Además de haber tenido cinco hijos, de los cuales cuatro mueren por gajes del oficio de libertadores que compartían ambos padres,  Padilla y Azurduy estaban unidos por la fuerte convicción de lucha guerrillera en contra de los ejércitos realistas que respondían a la corona española.

Ella fue fuente de inspiración de muchas indígenas que al ver la prepotencia con que defendía la libertad, igualdad y fraternidad, se le unieron formando un ejército de unas 6000 personas. Claro que Juana era más que una líder militar o de género, también era una referencia cultural porque hablaba castellano, aymará y quechua.

En 1810 se incorporó junto a su marido al ejército libertador de Manuel Belgrano,  quien luego de la emblemática batalla de Villar en 1816, le otorga el rango de teniente coronel a la distinguida mujer. Es luego de esta batalla que Juana queda viuda con su pequeña hija de seis años.

Un año más tarde se traslada a Salta donde se acopla a las filas guerrilleras de Martin Miguel de Güemes hasta que éste último muere en 1821 desarticulando las bases de la tropa. La líder permanece recluida en Salta, donde comienza un largo decantar de situaciones desafortunadas que la llevan a la pobreza absoluta.

En 1825 le solicita al gobierno de turno en la ya independiente república de Bolivia que le devuelvan sus bienes patrimoniales para poder regresar a su país y re-encontrarse con una vida digna. Sus peticiones fueron ignoradas.

Así es como una héroe de la liberación americana muere indigente a la edad de 80 años en el norte argentino, siendo enterrada en una fosa común.

Como sucede en la mayoría de los casos con las verdaderas grandes personalidades de la historia de la humanidad, su completo anonimato y desinterés individual la llevaron a no tener reconocimiento en vida, aunque post-mortem sus restos fueron trasladados a Sucre donde descansan en un mausoleo especial.

Simón Bolívar le dijo a un presidente Boliviano luego de conocer a Juana Azurduy: “este país no debería llamarse Bolivia en mi homenaje, sino Padilla o Azurduy, porque son ellos los que lo hicieron libre”.

 

ZIPPO


CONTAR

Hola! ¿qué tal? Buenos días, buenas tardes o buenas noches, depende de vos, acá el sol alumbra fuerte y sus rayos hacen cosquillas en la piel tanto que no quiero alejarme de él. He venido hasta aquí para contar, si si para contar, solo eso tan simple como suena CONTAR. Contar, quizá no sea ninguna novedad, pero al fin y al cabo solo ese es mi propósito. Mi nombre, mi sexo,  mi edad son cosas irrelevantes aquí, si leyendo podes sentir no importa quién lo haya hecho.

Te decía que venía a contar, te cuento que hoy el tabaco masticado sabe más amargo que anoche, pero sé que sabrá mejor, solo un astuto vendedor de personalidades múltiples, a las cuales apela según le convenga puede hacer que el mismo tabaco tenga gusto diferente según su “capricho”. Capricho escribía y pensaba. . . cuan egoísta es el capricho que en pos de sus deseos limita y delimita el accionar de los demás. Cuan valedero es el capricho que en pos de ideales compartidos empuja el barco hacia adelante para no quedar atascados en medio del mar.

Te cuento también que el “flay” a muchos le sale para el costado.  Hablando del “flay” (supongo que entenderás de que hablo y sino seguro tenes  alguien al que le podes preguntar a que me refiero con ese vocablo) quería expresar mi opinión en cuanto a que el hecho de creer poseerlo no cambia tu esencia, la esencia es lo que siempre queda , lo que siempre esta, sea mala buena o más o menos eso ya no me compete, pero siempre sale, aunque muchos quisiesen que se quede donde está. Tu hablar, la forma en que te moves, lo que decís como lo decís en donde y por donde lo decís te dejan en evidencia.

Te cuento que acá ya es noche y aunque parezca extraño el sol sigue estando ahí, el frio no se siente o por lo menos hoy no pensé en el.

Te cuento que 2 noches atrás mataron a un pibe, por caprichos muchos menores a los que muchos esbozan.

Abrir los ojos, mirar y respirar no es tan simple como lo pensas, es un proceso complejo el cual no estoy seguro hacerlo bien, pero soy consciente de lo que ello requiere. MIRA!!!  Hay mucho ciego que ve en colores.

Te cuento que así como hoy hablé yo me gustaría que mañana seas vos, que también sientas ganas y necesidad de contar.

Contame

Contanos

M.E  


SEPTIEMBRE

Septiembre paso como un huracán arrasando con todo lo que se interponía en su camino, entre tantas cosas se llevo lo que él pensaba más importante y luminoso en su vida. Las luces se cortaron, el agua empezó  a faltar y se anunciaba una deshidratación inmediata.

La oscuridad asustaba a cualquiera, a cualquiera que haya dicho alguna vez no temerle. El tren no pasaba así que  no quedaba más que caminar varios kilómetros diarios para conseguir un poco de agua, no del todo potable pero agua al fin. Los días pasaban y esto parecía no tener fin o ¿este era el fin? Se resistía a pensarlo (aun lo hace), pero la verdad que sin luz, sin agua y sin comida el “futuro” pintaba jodido, solo le quedaba cantar. Puede asegurar que fue largo, mucho más de lo que se esperaba, meses enteros en oscuridad, donde el sol no alumbraba ni calentaba, fue allí cuando recordó lo leído alguna vez en un papel “Comprenderás que puede nevar en primera y que en primavera las nieves son más crudas” (P.N). El frio  fue tremendo y la soledad, de la que tanto solía disfrutar dolía en las palabras y en el alma.

Es que septiembre ha vuelto, volvió lleno de luz, magia y colores. Hoy pinta arcoíris en un ascensor que sube de a poco pero sube. Sonríe, canta y espera seguir subiendo, quizá también espera detenerse para que suba compañía y arrancar. Canta fuerte dentro y fuera del baño, porque aunque siempre falte 5 para el peso siempre podemos cantar.

M.E  


A %d blogueros les gusta esto: