LA GOTA GORDA DE LOS CONSUMIDOS POR EL CONSUMO, FELICES FIESTAS

En términos materiales a todos nos rueda una gota de sudor por la frente en estos días; y no una gotita angosta, sino de esas que ruedan por la piel abriéndose paso con un cuerpo brillante que parece estar por explotar, el calor no hace distinciones culturales, sociales, ni políticas, la temperatura medio ambiental es igual para todos aunque los ambientes puedan manipularse con microclimas. Haciendo esta introducción me siento un seguidor de Solari, fundamentalista del aire acondicionado, explicando cómo medio ambiente y ambientes se diferencian entre tantas otras cosas porque la humanidad ha sabido crear micro-climas. En fin, aunque algunos sólo caminen unos metros de un aire acondicionado o un ventilador a otro, basta para que sientan el rigor del calor que no distingue.

Sin embargo sigo creyendo en la fuerza de la metáfora sobre que no todos los que “trabajan” (intercambian por medio de dinero un determinado bien o servicio) traspiran la nunca bien ponderada gota gorda. Pero si hay algo en lo que la mayoría de los que “trabajan” están inmiscuidos por estas épocas es en la vorágine consumista del fin de año gregoriano, que los tiene a muchos corriendo detrás de un par de rituales que se distancian por una semana exacta. Por eso la metáfora de la gota gorda tiene un valor muy latinoamericanista, nuestras fiestas de fin de año no tienen abrigos, muñecos de nieve, ni veredas blancas como nos muestran TNT, FOX o Cinecanal; de este lado del mundo hay frentes sudadas por la humedad de veranos cada vez más alterados por el calentamiento global y el abuso humano sobre la naturaleza.

papa noel borracho La gota gorda de las fiestas es espesa porque la máquina del consumo está funcionando en su ciclo más alto, el que compromete a la mayor cantidad de humanos. Pero es noble ver con cuanta docilidad estos humanos a-culturados pero culturalizados en una forma hegemónica de cultura, caminan dominados sobre una cinta, chochándose unos con otros. Cual caballos esos humanos siguen una ruta siendo dominados, la diferencia es que para los caballos se usan riendas, para los humanos realidades ilusorias que dan identidad, como la navidad en sí misma. En este lado del mundo, las consecuencias de una cultura occidental globalizada son la gota gorda, pero además la sangre al suelo. Son tiempos de sobre explotación, y de una sobre-explotación a pura voluntad de los explotados.

Para graficar lo que digo voy a recordar a un compañero de laburo de mi viejo, el “perro” Barros. El tipo era un obrero de una empresa de comunicaciones local, devenida en internacional (gracias a la concentración de capitales y el sistema mundo que les permite a la oligarquía mundial concentrar monopolios en la periferia del capitalismo del “pleno empleo” que ostentan las potencias internacionales). Un trabajador de lo más común entre los que sudan la gota gorda, que es soporte de su familia por medio de su ingreso salarial; en esa vorágine que genera que todos se suban a la cinta del consumo en estas épocas, hace algunos años “el perro” tuvo un accidente laboral, padeciendo la fuerza de gravedad desde unos 8 metros donde trabajaba en un poste.

Podemos discutir si, ART (Aseguradora de Riesgos del Trabajo) mediante, lo que finalmente recibió como reconocimiento monetario, era un buen “negocio” según los parámetros de la contratación laboral. Pero lo que está fuera de discusión es que lo que “el perro” perdió ese día no tiene precio; pero tampoco tiene precio lo que perdió su familia, que además de estar semanas en un pasillo de consultorio médico aguardando la reanimación del hombre, nunca más compartirá con el mismo padre, hermano, amigo, ni esposo de antes de la caída. “El perro” tiene secuelas psico-motrices por un quehacer que materialmente iba a ser para otro, pero que dentro de este sistema tuvo un accidente en horas de trabajo: mala suerte o imprudencia suya por no usar todos los elementos de seguridad que le aconsejaba el patrón. Así de cosificados por la estructura del consumo como culto.

No tengo dudas que mi gota gorda sudará a mares en una navidad expuesta al sol de un lugar que todavía no se cual es; el año nuevo no escatimará en litros que igualen al sudor de mi navidad, seguramente por estar en condiciones parecidas. Probablemente no tenga un árbol decorado, pero voy a procurarme estar cerquita de un bosque, los espero en el bananero para el banquete…

ZIPPO

monito3

Anuncios

Acerca de demilmonosyunomas

porque es de todos y de cada uno que quiera apropiárselo Ver todas las entradas de demilmonosyunomas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: