Archivo mensual: agosto 2012

LA REVOLUCIÓN DE LAS PELOTAS

                    Caían. Una y otra vez las pelotas caían, mientras una persistente mano las levantaba, una y otra vez. La mano, persistente pero humana al fin, se dio cuenta de que con cada pelota que sube hay, por lo menos, dos que bajan y… dos manos para agarrarlas, claro. Dos y dos, sin margen de error. Cada vez que una mano arrojaba una pelota el margen de error se achicaba, y de vez en cuando las pelotas… se desmoronaban al unísono.

Cansadas entonces de recoger pelotas, esa noche las manos de aquel egoísta malabarista decidieron dejarlas rodar y rodar y rodar. Y rodaron, esquivando pies, pozos, charcos y cualquier cosa que pudiera entorpecer su andar, su pleno ser. Ingenuamente, aquellas manos nunca repararon en que las pelotas poseen una particular fuerza vital creadora, genuina y hermosa, que tarde o temprano saldría a la luz a pesar de la aguda destreza del equilibrista, que se esmeraba momento a momento por no dejarlas ser.

                   Esa noche las pelotas rodaron, y eran ellas más que nunca. Su perfecta circunferencia nunca antes se había sentido tan parte del mundo, tan coherente con su ser, tan libre. Pelotas, hechas para rodar, pero utilizadas siempre para caer de la mano que de ella se adueñe. Hechas para no golpear a nadie, pero golpeándose entre ellas por la a veces torpe fuerza de su “dueño”.

Imágen fuente: https://larebeliondeatlas.org/2012/04/27/la-rebelion-de-atlas-contra-la-opresion-del-individuo/

Al rodar… no pensaban. Sólo existían. Ahora ellas existían por cuenta propia, ordenaban sus movimientos de acuerdo al relieve que a cada momento cambiaba su rumbo, o buscaba hacerlo. Claro, de eso se trata y eso hacemos: cambiar el rumbo. Pero no sirve si al rumbo lo elige alguien por nosotros.

                   Las pelotas nunca habían dejado de ser ellas, sólo cambiaron de andar. Cambiaron de caminos y de rumbos, con cada metro llegaba una nueva manera, genuina, de afrontar los obstáculos. Una nueva manera de superarlos, obviarlos, o vivir con ellos. Si sólo se dejaban rodar, iban a seguir y seguir… y todo llegaría en algún momento, en su momento. Ya nadie las arrojaba, nadie las dirigía. Eran ellas y el suelo, que muy sabio, se limitaba a verlas pasar. Él no buscaba quedarse con ellas, como sí lo hacían las manos. Él sólo quería hacerles saber que allí estaba, y que sobre él, ellas eran ellas, y nada más. Es bueno conocer el entorno, dicen, sobre todo para en algún momento poder despertar y modificarlo.

 

 

 


“QUE UN LADRÓN ES VIGILANTE Y OTRO ES JUEZ…”

Unos días atrás se me presentó fortuitamente un comentario que me tuvo arrebatado hasta ahora, que seguramente me seguirá resonando después de este artículo, pero que en este momento vale la pena compartir para argumentar lo que expondré. Escuchaba por entonces: “vos no sabés lo que es la dictadura porque no la viviste, era realmente espantoso, salías al cine y no sabías si volvías a tu casa porque los subversivos ponían bombas en cualquier parte”.

Ante la primer parte de la afirmación, la de “vos no sabés lo que es la dictadura porque no la viviste”, diré que es un argumento vano para sostener una discusión, porque en ese caso nadie que no haya sido jugador profesional de futbol podría opinar de tácticas y técnicas del deporte, nadie que no haya practicado orgias podría decir que eso es denigrante para el amor de parejas, nadie que no haya gestionado un país podría criticar las políticas coyunturales de un presidente. Es cierto que la experiencia vivencial da vastos fundamentos para mantener un debate, pero no es menos cierto que el archivo, el testimonio, el escuchar a otros que hayan vivido, y las teorías, también brindan sustanciosas premisas para hacer afirmaciones. Con lo cual, no hace falta tirarse en paracaídas para tener un juicio sobre lo que eso provoca, sobre la preparación que conlleva y demás características de la cuestión.

Seguidamente llegamos a un terreno de común acuerdo con la afirmación: “era realmente espantoso”. No nací para vivir en estado de gobierno de facto, pero sufrí los vestigios de tan brutal

Periódico de la época que anunciaba la llegada al poder del hijo de puta más grande que conoció la historia Argentina

Periódico de la época que anunciaba la llegada al poder del hijo de puta más grande que conoció la historia Argentina

forma de Estado terrorista, coercitivo, verdugo, subyugador y asesino: soy nieto e hijo de la generación del silencio, del miedo, de la que nos ocuparemos más adelante; pero también escuché testimonios vivientes, sin ir más lejos, en la esquina de mi casa reside una devenida señora, que en sus años de juventud militante fue secuestrada y torturada por aquel sistema de “re-organización nacional” que perseguía a los que pensaban diferente; hostigaban a los que pensaban diferente a esa junta militar de turno en sentido pragmático inmediato (sus acciones represivas), pero también a los que pensaban distinto al imperialismo que proponían los Estados Unidos de Norteamérica, que financiaban mediante su conocido “plan cóndor” las fuerzas golpistas latinoamericanas para poder exterminar la divergencia contra sus intenciones políticas de crear dependencia económica. Esto último es fácilmente comprobable haciendo una revisión de la historia argentina por ejemplo, que reconoce que el margen de la deuda externa aumentó durante los años mozos de los hijos de puta en el poder estatal (desde el ’76 al ’83).

Para el último tramo de aquella frase que me tuvo cavilando largas horas hay un punto en común y un rotundo desacuerdo de perspectivas. “…salías al cine y no sabías si volvías a tu casa porque los subversivos ponían bombas en cualquier parte”. Es cierto que el estado jurisdiccional estaba sitiado por una intención de guerra civil propuesto por grupos como Montoneros,  pero nunca logró que así fuese porque si bien cometieron atentados aislados, el poder estatal fue tan magníficamente desgraciado y menos aislado que sólo puede hablarse de terrorismo de estado. Para comprobar esto también vale hacer revisiones históricas, que dan cuenta de la cantidad de desaparecidos civiles, y la cantidad de caídos militares, incomparable una cifra con la otra. Entonces digo, no era una cuestión de los subversivos el planteamiento del terror, la violencia, y la incertidumbre si se volvería a casa; la violencia se engendraba en el seno del poder militar-político-civil-eclesiástico que defendía sus intereses de clase persiguiendo a los despojados de libertad y de medios de producción que solicitaban justicia, igualdad y fraternidad (valores de la revolución burguesa de Francia, que ningún burgués se acuerda a la hora de explotar).

 Es cierto que la acción de Montoneros también es repudiable mirándolo a la distancia de la comodidad post-moderna que discusivamente hace tanto por los derechos humanos; pero contextualizándonos históricamente por aquel entonces, lo de Montoneros era una respuesta política a la forma de disputa que se planteaba desde los palacios estatales, la violencia. No había otra opción viable, ya que si no respondías con violencia pero sin embargo manifestabas contradicción con las ideas de los ostentadores del poder estatal, te mataban de todas formas; la vida de Rodolfo Walsh (entre tantos miles más) es testimonio férreo de lo que digo. El tipo no mató a nadie, sin embargo lo mataron. Entonces mi principal desacuerdo es que la perspectiva de violencia y de espanto de aquellos años no la suscitaba la acción de Montoneros, sino la mano dura, irracional e inhumana de los hijos del imperialismo.

De todas formas, para cerrar, considero insoslayable marcar que aquel comentario que motorizó este ensayo es un fiel reflejo de lo que significa haber “silenciado” a una generación entera, que terminó considerando a la acción política de respuesta, como la de montoneros, como una acción asesina y repudiable, casi que dándoles la razón a los militares, verdaderos asesinos. Es el silencio del “no te metás”, es el silencio del “algo habrán hecho”, es el silencio que se concibió desde el terror de las fuerzas represivas del Estado de facto.

Nunca más nos vamos a callar, nunca más.

ZIPPO


ARREPENTIMIENTO Y PERDÓN, BENDICIONES PARA POCOS

Somos todos seres humanos iguales, por eso somos tan diferentes. Tenemos un pliego común, nuestra humanidad, nuestras convenciones, y tenemos una forma de sentir que nos individualiza, nos hace únicos e irrepetibles. Tenemos como semejanza pertenecer a una misma raza histórica, de allí que la cultura, los imaginarios y las convenciones sean cualidades que nos hacen idénticos al resto; mientras que la forma en que percibimos sensiblemente el mundo objetivo que nos rodea, es aquello que nos hace ser cada uno, inconfundible con relación a otros.

Esa premisa se altera por la construcción de culturas humanas contemporáneas que reducen el valor humano sólo a su matiz convencional, racional, intelectual y psíquico. Con lo cual, desvirtúan los indicadores que nos hacen seres únicos, creyendo que nuestras personalidades son el motivo de la unicidad; en realidad es cierto nos distinguimos por nuestras personalidades, nos diferenciamos, pero no nos autentificamos e individuamos por nuestra acción social. Eso explica que existan los estereotipos sociales, porque más allá de la diferenciación que generan las personalidades, todas responden a parámetros generales que no identifican en su máxima cualidad de individuo a los humanos.

Es el desvío de nuestro valor humano aquel que hace que estemos menos receptivos a aceptar las diferencias, a admirar lo que hace únicos a cada uno de nuestros semejantes, es lo que nos distancia de la solidaridad racial, aquello por lo cual cada quien se deja empapar por los valores plásticos de este sistema que rinde culto al materialismo, al individualismo de personalidades, y a la resistencia aislada. Es por ello que mucho de lo que se plantea como injusto para todos, es encarado por cada uno de manera distinta, sin buscar soluciones colectivas. Le hemos dado el centro de nuestra humanidad a nuestro carácter de hombres/mujeres históricos, sin tener en cuenta que construyendo desde la semejanza pueden crearse cosas más dinámicas, trascendentales e influyentes.

Aislamiento, marginación

Aislamiento, marginación

Por eso me resulta un poco repugnante la “indignación” de algunos filisteos ante la intencionalidad del Gobierno nacional de promover políticas que integren a los reclusos en el mundo socio-cultural, contrarrestando el aislamiento al que son sometidos en nombre de pagar una pena. Sin ánimos de abrir la discusión en este artículo sobre las formas de penar a aquellos que infringen la legislación burguesa que nos sitia el territorio nacional, que bien podría ser cuestionada como panóptica en exceso e instrumental a la clase dominante; ni con la intención de debatir sobras las condiciones infraestructurales y habitacionales denigrantes de las cárceles comunes (a las que no asisten los “juzgados” de las clases hegemónicas), voy a plantear sí que se retome el valor humano perdido.

Quiero decir con esto, que la solución para re-insertar a un delincuente no es acentuar su aislamiento y resentimiento social, que hará que a la larga sea más vehemente para cometer actos de abuso sobre otros. Si aceptamos que la pena pagada en cárceles es algo necesario e indiscutible (aunque bien podríamos criticarlo como método de coerción social a una clase subyacente al poder establecido), al menos no seamos reaccionarios con las políticas que pretendan una re-inserción social con una novedosa conciencia de los convictos. Son seres humanos, que tal vez cometieron actos aberrantes y repudiables, pero si legalmente reconocemos como religión oficial esa que tanto habla del arrepentimiento y el perdón, hagamos efectiva ese discurso con prácticas que lo anhelen, como el permitirles participar de eventos culturales; tal cual lo marca la nueva disposición de la gestión nacional.

Final necesario para las posibles sugestiones del lector: sepan que quien escribe no es un kirchenirsta ni de cerca, más bien es un ser humano que se disfraza de simio para integrar esta comunidad independiente de aparatos políticos que pone en práctica una forma de comunicación alternativa que, entre tantas cosas, busca que revisemos nuestros valores y principios como humanidad toda.

ZIPPO


NO BAJEMOS LOS BRAZOS, SIGAMOS DEFENDIENDO LA EDUCACIÓN PÚBLICA

El sistema educativo de nuestras junglas atraviesa contemporáneamente un proceso que, alternando tonos claros y oscuros, construye posiciones y roles, y por ende diversidad de actores. El rol del estudiante ante aspectos precisos de la coyuntura política resulta indispensable trabajarlo y articularlo con la vida social de los alumnos.

 EDUCACIÓN PÚBLICA Y DEMOCRATIZACIÓN DEL TERRITORIO

 Aún ensalzados en conductas neo-liberalistas de parte del Estado, concurrimos sin embargo a la constitución de un escenario que, a sabiendas de las experiencias propias y hermanadas desde Chile, reclama como inminente necesidad una reflexión en torno a las instituciones que brindan las lógicas para el desarrollo y funcionamiento de los sistemas educativos.

En octubre del año pasado alumnos de la UNSa confluyeron en uno de sus anfiteatros y evitaron que se lleve adelante una audiencia, promovida por el rector Víctor Claros (en ejercicio de sus funciones actualmente, perteneciente a la conocida Franja Morada y ex funcionario del Romerismo de Juan Carlos); dicha audiencia tenía como fin aprobar o no la modificación del estatuto universitario con fines un poco toscos y sombríos: determinar los límites de la autonomía del establecimiento y personalizar la equidad. A pesar de la plantada estudiantil, el Consejo Superior de la UNSa votó en mayoría positiva la modificación (los estudiantes carecen, por razones reglamentarias del nombrado consejo, de voto vinculante, son el mayor claustro y el menos representado, por tanto no son un bloque posicionado para afrontar ninguna participación decisiva en referéndums).

Esta modificación del estatuto, que regeneró un concepto por otro, el de “autónomo” por  “autárquico”, es clave para la correcta reglamentación de la L.E.S (ley de educación superior), una política educativa claramente neo-liberal y protagonista incuestionable de los tantos oscuros que se suman al proceso educacional en nuestros territorios. Veamos por qué.

Primero, dicha política fue promulgada y sancionada  durante la presidencia del riojano Saulito; segundo, el hecho de que se establezca por ley que un establecimiento educativo nacional deje de ser autónomo, y que se convierta en autárquico significa que la dependencia presupuestaria correrá por su cuenta, ¿cuál es el engaño, la trastienda de esta aparente decisión inocente y aislada?; la independencia de la UNSa se verá ampliada: a la facultad  de decidir por sí misma (la misma facultad que permite esta sanción), se anexará la autosuficiencia económica; ¿Y la trampa?, muy lentamente un tentáculo mercantil asomará en la valija de algunos empresarios al tanto, y la posibilidad de vaciar de contenidos a las carreras para legitimar títulos de post-grados… será argumentado, precisamente monada, por una necesidad excusada gracias a la carátula de entidad autárquica que el estatuto ostentará.

En consonancia a nuestros sistemas educativos es necesario también tener en cuenta otro tipo de avasallamientos que se relacionan íntimamente a los caracteres neo-liberalistas de las políticas públicas: aumentos varios en los servicios públicos, como la luz y el boleto de colectivo; infraestructuras de establecimientos en deterioro; necesidad de decisiones gubernamentales que promuevan la política de base en establecimientos secundarios. En nuestra jungla salteña podemos contar con la carencia de centros de estudiantes en colegios, lo que marca un claro desinterés de la clase dominante en una re-articulación de los estamentos del sistema educativo segmentados por las dictaduras militares, y los noventa de pizza y champagne, entre otros.

 Es menester construir memoria colectiva de estos hechos, y resulta ejemplar reivindicar las luchas, las demandas y las iniciativas del estudiantado como un pliego del tercer sector ciudadano que puede incentivar al cambio, y resistir la déspota era de la explotación del hombre por el hombre en uno de sus tantos matices; como lo es el avasallamiento de los actores y de sus condiciones de intervención social, o sus roles, mediante manipulaciones de orden abstracto, como la implementación de una ley o la modificación de un estatuto.

 

MUSTAFÁ, de la Isla


AMT, CUIDA A LOS EMPRESARIOS Y AUMENTA EL BONDI

La mañana fresca te congela el rostro, lo cual no necesariamente es negativo, porque si el día nos agarró risueños nos inmortaliza una sonrisa hasta tanto volvamos a un lugar cerrado, cálido, que nos permita recuperar gesticulación. El andar matutino es tan frío que cada paso significa la dolorosa sensación del pantalón helado apoyándose en la parte superior de la pierna; los testículos encogidos y las manos con trazos violetas más la marca de la presión contra el bolsillo mientras se refugiaban del frio en la caminata hasta la parada del bondi.

Ella, él, extiende la mano cuando siente el ruido del motor ingente del transporte público, mientras hurga el bolsillo del costado de la mochila donde cree haber dejado la tarjeta; tiene suerte, esta vez la memoria no le falla y la tarjeta estaba hundida allí. “Buen día”, se abre paso contra la tosquedad de la actitud del chofer, y desliza la tarjeta por la máquina receptora del crédito habilitante para viajar. Se sorprende, aunque no por desinformación sino por despiste personal, olvidó que desde ese día el colectivo sale $2,25, ya nomas $2.

EL PODER DE LA JACTANCIA

Manifestación en la audiencia pública no vinculante del 20 de Julio pasado

Manifestación en la audiencia pública no vinculante del 20 de Julio pasado

Este tarifazo nos agarró con la guardia baja desde este lunes, cuando recordamos obligadamente que la AMT (Asociación Metropolitana de Transporte) aprobó el pedido de los empresarios que explotan el servicio de colectivos, SAETA, acerca de subir el boleto de colectivo, haciendo caso omiso a la disconformidad explícitamente manifestada por una porción de la sociedad en la antidemocrática instancia de consulta popular, la AUDIENCIA PÚBLICA NO VINCULANTE realizada el pasado 20 de Julio.

AMT, que es el ente regulador que el Estado provincial de Salta se crea para los servicios de transporte público, puede acallar esa acción explicita de disconformidad ya que la convocatoria para manifestarse no es lo suficientemente numerosa en relación a la cantidad de gente que se ve afectada a utilizar el servicio. Sólo fuimos unas 60 personas, de una problemática que compete a no menos de miles.

Esa falta de participación se debe a una multiplicidad de factores que exceden las posibilidades descriptivas de este artículo cibernético, para desmembrar de manera acabada ese fenómeno de desinterés social sobre lo propio requeriríamos no menos que un dossier.  De todas maneras vamos a enfocarnos en resaltar uno: la acción manipuladora de los funcionarios de AMT.

La misma empieza con la fecha de realización de la audiencia: vacaciones de julio y día del amigo; ese es el primer golpe bajo. Luego esa preparación del escenario despolitizado para la toma de una decisión anti-popular sin mayores consecuencias, la hacen por medio de declaraciones mediáticas en las que refuerzan la falaz idea de que “la inflación demanda una suba”, o que “tenemos uno de los servicios de transporte más eficientes del país, y de los más baratos”. Eso es jactarse de algo irreal e incomprobable sencillamente para la mayoría, con lo cual es aprovechar la exageración, la jactancia, como una forma de poder ante la imposibilidad de verificación próxima de los interlocutores de las declaraciones.

Adriana Pérez, titular de AMT, y cristiana fundamentalista según sus respuestas religiosas incongruentes ante cuestionamientos político-sociales

Adriana Pérez, titular de AMT, y cristiana fundamentalista según sus respuestas religiosas incongruentes ante cuestionamientos político-sociales

Ya lo supieron muchos en la historia, la radio rebelde de Fidel en la Sierra Maestra que inventaba victorias creando una sensación de grandeza cuantitativa que ese ejército todavía no tenía, o las amistades de Menem con el grupo Clarín que permitían que sus adulaciones no fuesen ridiculizadas mediáticamente aunque fuesen casi una estafa discursiva; “no los voy a defraudar”, nos decía luego de una gestión entera de defraude y fraude en la antesala de su re-elección presidencial.

Confío en que este breve análisis de la actitud de estos funcionarios, tendientes a provocar la despolitización y la falta de acción colectiva, nos sirva para reforzar en la calle las próximas luchas sociales cuestionándonos con mayor fineza la veracidad de las declaraciones. Epílogo aclarativo: no por no haber conseguido en lo inmediato una conquista quiere decir que esa lucha en aquella audiencia pública haya sido en vano, al contrario es una experiencia enriquecedora que demuestra que las bases para el poder popular están dadas, a sumarse monada.

ZIPPO


TIEMBLAN LOS DETRACTORES DE LA DEMOCRACIA, PERO SEGUIMOS SIN CIUDAD DE LAS ARTES

A mediados del año pasado eclosionaron distintas circunstancias relacionales en una organización educativa de la ciudad de Salta, deviniendo el conjunto de las mismas en una serie de protestas callejeras y en la posterior “intervención” del gobierno provincial, desde De Mil Monos trabajamos la problemática (Léase  https://demilmonosyunomas.wordpress.com/2012/03/09/a-urtubey-y-equipo-donde-esta-la-ciudad-de-las-artes/, por Zippo), y volvemos a reflotarla con la intención de refrescar nuestra memoria y compromiso colectivos.

Construyendo otro escenario.

la organización social pone en vilo a los políticos-empresarios de turno, democratiza el poder

la organización social pone en vilo a los políticos-empresarios de turno, democratiza el poder

El bachillerato artístico Tomás Cabrera, cuyos límites institucionales están dados por las poblaciones de un colegio secundario, un terciario y diversas tecnicaturas, encontró un espacio en la opinión pública salteña cuando sus alumnos, apoyados por padres, profesores, algunos ciudadanos y distintas organizaciones sociales (Sin embargo denunciamos el carácter de aprovechamiento político partidario que algunos de estos movimientos realizan de diversas expresiones sociales), se decidieron por el corte de calle como método de protesta para exigir una sencilla reivindicación: mejoras edilicias de sus establecimientos.

Llegó la policía aquella primera vez y reprimió. Luego llegaron, desde el gobierno también, las medidas inmediatas y las promesas. Las relaciones gestadas por esta organización, como muchas otras, diversifican y enriquecen el escenario político del territorio, lo que se refleja en las consignas de los reclamos mismos.

Para el actual grupo de empresarios-políticos que gestionan la administración burocrática del estado provincial, la educación es parte de un negocio y no un bien público. Para este lobby empresarial, que necesita construir y establecer un discurso en la opinión pública, esta expresión social pragmatizada por los pibes no es un ningún punto a favor. Bien saben estos agentes mercantilistas que un escenario donde la política cohesione, organice, brinde posibilidades de participación en toma de decisiones, revalorice lazos de confianza entre los sujetos, en fin construya ciudadanía, no será un escenario favorable a sus negocios.

El cómo se construye un hecho para que la opinión pública pueda apropiárselo, y si así lo desee o no sumarse al horizonte común que el mismo, es una arista que necesita de reflexión constante. Podemos inmiscuir el trabajo de intervención en una mera descripción algo gramaticalizada de los sucesos, asumiendo una posición de supuesta objetividad, o de marcada subjetividad editorial oculta en una aparente imparcialidad lingüística. Pero de hacerlo así estaríamos aportando al escenario que los dominadores desean, falto de reminiscencia social. Por eso optamos por trabajar y apostar por la co-construcción constante de memoria y compromiso por el cambio social.

Entonces, apostando por esta convicción de alternatividad en los métodos, es que desde este espacio difundimos y recalcamos procesos sociales que gestan planteos coherentes a las gestiones gubernamentales. Apostamos al uso de otros materiales para edificar los pilares de la opinión pública. Materiales como la memoria y el compromiso que, entre otros, si están activamente relacionados, o sea trabajados por sujetos activos y constantes, pueden acelerar o gestar muchos proyectos de desarrollo y dinamizar de otra manera el escenario político del territorio en cuestión.

Olvidaba decirles, no hay Ciudad de las Artes por el momento, no hay compromiso de parte del gobierno, sino manipulación mediática de las circunstancias, construcción de opinión pública, promesas, palos y charlatanerías, nada de hechos.

 

MUSTAFÁ, de la Isla


JUSTICIA PARA MARIANO FERREYRA: COMENZÓ EL JUICIO ORAL

Mariano Ferreyra, baleado el 20 de octubre del 2.010

Mariano Ferreyra, baleado el 20 de octubre del 2.010

El 20 de Octubre del 2. 010 un grupo de despedidos y tercerizados del ferrocarril Roca, acompañados por la fuerza de distintos frentes sociales y ciudadanos en ejercicio de su derecho a manifestarse, se movilizaron para demandar la reincorporación y el pase a planta permanente de los tercerizados, que por esa condición percibían mucha menos paga por igual labor que los trabajadores efectivos.

Claro que el reclamo no les causaba nada de gracia a los empresarios explotadores, pero al aparecer tampoco era una demanda compartida por la Unión Ferroviaria, que por medio de su titular José Pedroza organizó un operativo para “aleccionar” a los subversivos que exigían dignificación laboral. El operativo organizado por Pedraza y compañía no tiene nada que envidiarle a las prácticas de la vieja “triple A” de López Rega, y dejó como saldo a cuatro personas heridas de bala entre ellas un muerto, el joven militante Mariano Ferreyra.

La complicidad de la Policía Federal es innegable ya que dejaron una zona liberada para la balacera instigada por  Pedraza y materializada por sus patoteros, pero ni bien terminada la lección de silenciamiento del sindicalista oficiales coparon el lugar recogiendo los primeros testimonios que dejaban al desnudo que los verdugos eran representantes de la Unión Ferroviaria, que defendían los intereses del patrón síndico-empresario, Pedraza.

Hoy, luego de casi dos años, la justicia argentina se hizo eco de la urgencia de no dejar impunes casos del tipo dando comienzo al juicio oral que investiga el accionar de la patota para esclarecer los intereses económico-políticos que motivaron semejante ejercicio de la violencia y el abuso de poder. 17 son los implicados que se suman al titular de la cartera ferroviaria, entre los que se cuentan 7 polizontes de la Federal, y más de 380 los testigos que se convocarán al estrado para prestar declaración. Como se celebra el inicio del juicio al tiempo que se invita a no olvidar su desarrollo para que los tiempos de la justicia no terminen por hacer expirar la causa, hoy se convoca a una movilización en la ciudad de Salta a horas 18:30 con concentración en la plazoleta cuatro siglos (el popular monolito). La monada invita a ser partícipes de dicho encuentro para que la presión agilice los minutos burocráticos, que la mayor de las veces parecen tener más de 60 segundos.

Finalmente, y yéndonos hacia otro tópico del día, nos damos espacio para saludar a los hermanos Bolivianos que hoy celebran un nuevo aniversario de su “independencia política”, que más que independencia fue un cambio en el modo de depender que persiste hasta nuestros días. Sin embargo vale destacar en este sentido que los bolivianos son referentes de la lucha por una real independencia con políticas de estatización e industria interna, que el resto de los modelos latinoamericanos deberían reproducir.

ZIPPO


A %d blogueros les gusta esto: