Archivo mensual: julio 2012

LA OTRA HISTORIA: EL ETNICIDIO PERSISTE

Durante los últimos días se volvieron a suceder avasallamientos contra las comunidades de pueblos originarios en nuestra Sudamérica que dan cuenta de que los Estados-nación persisten en su política de silenciamiento y etnicidio contra esos colectivos humanos, lo cual muestra a las claras que más allá de poner en boga el discurso de los derechos humanos las intenciones de imposición y coerción siguen siendo las mismas que durante la época colonial. Que se entienda además, que estas políticas no afectan sólo a los originarios sino que además nos afectan a nosotros como herederos de ese legado cultural que significaron nuestros pueblos ancestrales, además de imposibilitarnos a formar una interculturalidad mas fluida y dinámica. Estos enfoques de gestión gubernamental fomentan la xenofobia y la sobre-valoración del modelo de vida hegemónico: la democracia neo-liberal occidental y post-moderna.

Vale también hacer mención al antecedente histórico que les confiere derechos sobre las tierras a los originarios, con lo cual nuestros gobernantes vuelven a dar fe de ser unos desmemoriados o unos arrebatados a la idea de seguir haciendo aportes a la nefasta historia oficial. La otra historia es la que valora los saberes perdidos de esas culturas, la que pretende integrarlos a nuestra lista de saberes hegemónicos, la que reconoce que hay realidades distintas, que hay divergentes formas de percibir el mundo, y que hay parcelas de tierra que no son para el latifundio sino que son sagradas según alguna de esas cosmovisiones.

Imagen gentileza del portal "El Pergamino digital"

Imagen gentileza del portal “El Pergamino digital” de uno de los mapuches baleado por carabineros

Los hechos a los que hacemos mención no tienen nada de novedoso, pero tal vez por eso sean aun mas alarmantes, porque en una época donde tanto se habla de la paz, donde tanto se recae en el amor por el prójimo, donde tanto se dice sobre dignidad humana fomentada por la igualdad es no menos que incongruente e inaceptable que sigan pasando acontecimientos del tipo. Hace cosa de dos semanas el Presidente chileno, Sebastián Piñera anunciaba que reforzaría la tropa policial en una zona que había sido “tomada” por mapuches que pretendían activar su cultivo de trigo sin tener en cuenta que esa locación de 600 hectáreas pertenece ahora a unos pocos terratenientes que moneda por moneda se ganaron esa extensión; a los pocos días de eso una represión policial dejo saldos espantosos, sin distinguir entre niños, adultos, mujeres ni hombres; heridos de toda índole.

En Argentina no se dista mucho de esa actitud, donde si bien aun no ha habido represión, el estado no se hace eco de las demandas de los originarios. Un grupo de wichis se encuentra impidiendo el desmonte HABILITADO de parcelas de  tierra que les habían sido relevadas y aceptadas como suyas en la zona norte de la provincia de Salta, en Puerto Dragones, camino a Formosa. Referentes de la comunidad Wichi expresaron que sus denuncias no fueron aceptadas por la fuerza policial y que la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta se expidió marcando no poder intervenir porque las condiciones para el desmonte habían sido aprobadas.

Imagen gentileza del portal "El Pergamino digital" de la zona de Puerto Dragones

Imagen gentileza del portal “El Pergamino digital” de la zona de Puerto Dragones

Así las cosas ni democracia de iguales, ni derechos humanos para todos, mucho menos articulación intercultural, y aun mas enfriamiento, silenciamiento y destrucción de la otra historia.

ZIPPO


EL LEGADO DE FAVALORO: ¡TU LUCHA CONTINÚA RENÉ !

Fotografía gentileza de Alejandro Ahuerma

Fotografía gentileza de Alejandro Ahuerma

Es bien sabido que los servicios sociales están en crisis, de hecho y no por ser alarmista, diría que la humanidad como un todo que amalgama a una especie biológica de la historia universal se encuentra en estado de crisis. Esto así por la poca empatía racial con la que estamos entendiendo las relaciones sociales, el individualismo mercantilista inserto en la división del trabajo (especialización) es la ecuación actual que motoriza el reconocimiento del otro. El otro es de mi entorno, o es mi cliente, o es mi vendedor, o mi jefe, o mi verdugo, o mi empleado. El otro que no es reconocido en alguna de esas categorizaciones, es un otro alejado con el que a veces sentimos pocas cosas en común, como si no bastara con el sencillo hecho de ser seres humanos.

Perdimos capacidad de indignarnos ante el mal ajeno que generan otros seres humanos, las acciones que no nos afectan directamente son motivo de alerta, indignación y hasta crítica, pero no de acción concreta. En esta ecuación actual cotiza bien creer que se es bueno por no hacer el mal; por eso el concepto de sociedad se reduce a una distribución de roles dentro del capitalismo voraz, en el que los servicios no se piensan como la asistencia empática a las necesidades básicas para sobrevivir en este forma de vida, sino como una posibilidad empresarial de lucrar con bienes que son de uso establecido (transporte, educación, salud, etc.).

 Si aceptamos que es casi un imposible acabar prontamente con la distribución del trabajo, que es dividido y especializado para generar intercambios con los demás, la respuesta urgente que sugiero es revisar el concepto de ética profesional, para que tenga menos de comercial y más de social, de empatía racial. Así las cosas, el trabajo empezaría a ser entendido como nuestra posibilidad de hacer justicia y respetar a los otros dignificándonos por medio del ofrecimiento de un saber especifico puesto a compartir en la mesa colectiva del TODOS. Tal cual como lo hizo René Favoloro, que más que haber sido un excelente médico-investigador-docente cardiovascular, ha sido un ejemplo de valores éticos profesionales, un luchador y revolucionario de su tiempo, que prefirió entregar el cuerpo antes que rendirse a mercantilizar su trabajo. Relego su existencia corpórea, pero el legado vive latente en todos los que pretendemos la misma convicción para nuestra labor social.

A continuación, propagamos ese legado por medio de la difusión de la carta con la que él mismo explica su suicidio, hace 12 años:

“Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria.

Nunca perdí mis raíces. Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles.

Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces.

La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada).

Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente.

Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía.

A pesar de que los directores aseguraban que no había “retornos”, yo conocía que sí los había.

De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo.

Este era nuestro único contacto.

A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación.

Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular.

Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse a rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado.

La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno.

Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto.

¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno!

Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica.

Lo mismo ocurre con el Pami. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país.

Valga un solo ejemplo: el Pami tiene una vieja deuda con nosotros, (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico, no a mí directamente).

Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda.

El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno.

Lo mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga).

El médico que envía a estos pacientes por el famoso “ana-ana” sabe, espera recibir una jugosa participación del cirujano.

Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más.

¿De dónde proviene este infundio?

Muy simple: el paciente es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. “Pero cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?”. “Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe”. ¡El cirujano “de real valor” además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios!

Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las “indicaciones” de su cardiólogo. “¿Doctor, usted sigue operando?” y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre.

Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional. Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna “lecture” de significación.

Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos.

Pero aquí, vuelven a insertarse en el “sistema” y el dinero es lo que más les interesa.

La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar.

Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter, Eco, Cámara Gamma y etc., etc.) los cateterismos, las angioplastías, etc. etc., están incluidos.

No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle “la operación económica” y ¡entregará el “sobre” correspondiente!.

La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar.

Es fácil decir “no hay camas disponibles”.

Nuestro juramento médico lo impide. Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses. Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica.

En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben. Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una.

Aquí, ni soñando.

Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros!.

Envié cuatro cartas a Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta.

¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente?

Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic, le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español.

Sin duda la lucha ha sido muy desigual.

El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse.

Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al “sistema”.

Sí al retorno, sí al “ana-ana”.

“Pondremos gente a organizar todo”. Hay “especialistas” que saben como hacerlo. “Debés dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabés nada, que no estás enterado”. “Debés comprenderlo si querés salvar a la Fundación”.

¡Quién va a creer que yo no estoy enterado!

En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil.

No puedo cambiar, prefiero desaparecer.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: “A mí no me ha derrotado nadie”.

Yo no puedo decir lo mismo.

A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las “leyendas del milenio” en cirugía cardiovascular. El año pasado debí participar en varios países, desde Suecia a la India, escuchando siempre lo mismo. “¡La leyenda, la leyenda!”

Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación.

Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza.

Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata.

No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano.

Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural.

Perdónenme, pero creo, es cierto.

Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados.

El lunes no podría dar la cara.

A mi familia, en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años.

No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.

Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles.

Un abrazo a todos,

René Favaloro, Julio 29-2000 -14,30 horas.

Si después de leer esto quedan dudas de lo que describía en los primeros párrafos de este articulo, además voy a traer a colación dos cuestiones que competen al servicio de salud actual. Primero la existencia de médicos negligentes que practican abortos ilegales cobrando cifras altísimas, con lo cual ni combaten la practica que atenta contra el respeto a la fecundación humana, ni son comprometidos con sus decisiones porque sólo lo hacen por dinero, aumentando el avasallamiento contra la vida, ya que los abortos clandestinos-caseros a las que son empujadas las chicas que no pueden pagarles a los corruptos, provocan una cantidad de muertes asombrosas.

La segunda cuestión es el contraste que podemos hacer entre dos personas que referencian a dos polos opuestos dentro del mismo ámbito. Hablamos de René Favaloro como referente de la ética profesional empática que necesitamos para terminar con las barreras que impiden la justicia social, para diferenciarlo de un personaje del ámbito de la salud de Salta, el impresentable Eduardo Abel Ramos. Desde el punto de vista de la acción médica y el aporte científico, las diferencias son evidentes, Ramos no nos deja absolutamente nada, Favaloro se inmortaliza en un invento de uso mundial, el bypass coronario. Y desde el punto de vista social, lo de Ramos es no menos que asqueroso, el tipo es sindicalista, al tiempo que dirige una fundación, simultáneamente con sus funciones como legislador público, además de ser dueño de un terciario que imparte títulos de enfermería; el repugnante Ramos es juez y parte en la salud salteña, su rodaja individual es gigante, y su aporte social nulo. Lo denuncio, aunque él considere que no deba percibir denuncia, pues se publicita abiertamente en internet como si fuese una figura pública digna de culto: http://eduardoabelramos.blogspot.com.ar/.

“Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar”.  

ZIPPO


CRÓNICA DE UN PASEO DE DOMINGO

A una semana de la desaparición y muerte de dos jóvenes, el aparato estatal de la provincia se mueve al compás de la temporada turística y, en consonancia con las empresas correspondientes, haciendo un marcado aprovechamiento de la sensación ocasionada en la opinión pública.

PAN Y CIRCO

Figurare a continuación el aprovechamiento político-empresarial de la desaparición y muerte de dos pibas, hablo del caso de Yanina y Luján. No deseo sonar sensacionalista, pero es una necesidad alarmarnos ante lo concerniente. De hecho creo que los que utilizan el sensacionalismo con intenciones individuales e inescrupulosas resultan ser el gobierno de la ciudad y de la provincia de Salta, que a partir de sus prácticas, como la que brevemente describiré, adhieren a  su idiosincrasia política decisiones de tintes neo-liberales, que posicionan a la oligarquía  dominante en una suerte de tradicionalidad neo-conservadora.

Llegué indignado, y creo que me iré con ese ánimo multiplicado. Caí convencido de que sería parte de un festival en reclamo de los numerosos casos de denuncias sobre desaparecidos cuyos procesos legales, o sea las investigaciones correspondientes a la justicia local, son dudosas, poco claras, un poco vergonzosas; un seguimiento mediático de dicho parámetro de fenómeno social en la ciudad de salta permite entrever un marcado problema: el sistema judicial está, gracias a sus propios medios, embarrado en todos sus niveles. Desde la policía, cuyas prácticas son represivas y están pre constituidas por la experiencia dictatorial de los setenta y por hoscos financiamientos, hasta ciertos fallos de ciertos jueces, o ciertas investigaciones que no pasan de ser expedientes (1).

Cuando los desaparecidos aparecen muchas veces los casos son estancados por procesos legales, por ejemplo la carátula de suicidio pone una pausa indefinida en cualquier investigación; más aún si agentes de la fuerza pública, o personas “poderosas”, están implicadas, en mayor o menor medida, en lo sucedido con Yanina y Luján.

Ahora un escenario, instalado entre el cabildo y la plaza 9 de julio, lleva el nombre de Luján Peñalva, joven artista a la que le toco la desgracia de turno.  Y el estreno del nuevo nombre de esta fría estructura metálica ha quedado en manos de la tercera edición de “Salta de fiesta”; espectáculo promocionado por el gobierno de la ciudad  y de la provincia de Salta, y cuya superestructura está claramente dirigida a generar un espacio de concentración y entretenimiento para los turistas. Estamos a 22 de julio, y las vacaciones de invierno están en su apogeo. He aquí el producto, la multiplicación de mi indignación.

Al escenario lo adornan carteles del gobierno de la ciudad; la empresa “SLA Entertainment Productora de Eventos” tiene su lugar en la delantera escenográfica, a costo de convocar con la tragedia; Valenzuela, el “chico malo” que se viste de traje para trabajar (CUAK), pequeño productor mediático local, conductor de un monológico show matutino radial que se emite por su frecuencia, que además oficia de mobilero en uno de los noticiosos más vistos de la ciudad, también tiene su rodaja: está conduciendo el show musical que nos vende “pan y circo”, como le gusta decir a él. Desde aquí le ponemos a Valenzuela nuestro manual estilo de la ética profesional que debe tener un periodista, que trabaje con los zapatos acordes al camino que dice caminar, comprometidos hasta el cuello y sin que una moneda caiga en nuestros bolsillos.

¿Este aprovechamiento político empresarial es una muestra clara de la estafa a la que se somete a la sociedad civil salteña de parte de los partidos políticos que tienen en sus manos el aparato estatal, en consonancia con las empresas correspondientes? En este caso una “productora de eventos” desplegándose en plena temporada turística y en la plaza central; o el ejemplo antes tratado con la monada sobre la suba del boleto, dónde los implicados serían el ente regulador de los servicios de transporte, la AMT, y la sociedad anónima estatal (¿?) que nuclea a los empresarios del transporte público, la famosa SAETA.

Para concluir recalcaré, a modo ilustrativo, las dos grandes problemáticas que se expresan, entre muchas otras y a mi entender, en este espectáculo mediático ciudadano del que tuve la oportunidad de participar y que me defraudó, pues la indignación toma otras perspectivas cuando la hipocresía es general. Por un lado la ineficiencia del sistema judicial a la que ya aludí en el segundo párrafo; y por otro lado una atemorizante e ilimitada falta de ética profesional, formación ciudadana y por ende conciencia social, por parte de los funcionarios públicos del actual gobierno provincial y de la ciudad, así también como de muchos civiles.

 

MUSTAFÁ de la Isla


MONOS ANONADADOS: ABERRACIONES, INDIGNACIÓN Y UTILIZACIONES

Han pasado un par de días en los que estuvimos en silencio, eso puede ser indicio de una inconstancia propia de las experiencias alternativas, que generalmente se desarrollan a pulmón, motorizadas sólo por la convicción, vocación y entusiasmo de sus participantes. Pero este silencio en particular estuvo enmarcado en una semana colmada de hechos nefastos instalados en la opinión publica que nos tuvieron en estado de parálisis, conmocionados.

No es que no sucedan cosas por el estilo a diario, ni que no seamos consientes que hay muertes todos los días, tanto como violencia, y abusos de poder; pero re-encontrarse con esos temas en la agenda mediática, con todo lo que ese implica, no deja de mantenernos al vilo. Son arduas las implicancias de que los medios instalen esas problemáticas nuevamente en la mesa de debate social, entre esas esta la de lo que se dice, se escuchan posturas de lo más variadas. Desde los más reaccionarios (esto es culpa de los jóvenes que están en el poder), hasta las más extremistas (habría que quemar  todo). Eso también nos tuvo absortos, en silencio, observando incrédulos.

Es que la repercusión social de la popularización de hechos aberrantes, como las torturas policiales en Salta, difundidas por estas horas, tanto como las muertes de Luján y Yanina, son un llamado de atención más al escenario que la sociedad construye alrededor de lo aberrante. Aprovechamientos políticos, es lo más loable que se puede decir del manoseo y falta de tacto que se tiene con sucesos como este. No se tuvieron reservas para dejar correr versiones que vertían desde la fuente del poder político, sin embargo se acallan por reserva otros cursos de la investigación que hablarían de un posible ajuste de cuentas o un caso de trata de personas que se precipitó.

En este punto quiero repudiar a los gobernantes, a algunos familiares, a algún tipo de allegados que vi en las marchas, a la policía, a muchos periodistas, y a la iglesia católica que como medida inmediata ante la aparición de los cuerpos hizo una marcha para pedir que no haya mas suicidios. Además de haber sobradas pruebas que ponen en duda que Luján y Yanina se hayan quitado la vida por medio de un pacto suicida, la investigación está en curso, con lo cual no vale como institución cultural anclarse sobre ninguna hipótesis. Sobre todo por respeto al descanso en paz de esas almas. Legitimar la versión del doble suicidio estando tan verde la investigación, a mi por lo menos, me resulta sospechoso.

Por otra parte, la tortura de los policías en la cárcel de la localidad de Gral. Guemes no hace más que volver a demostrarnos que esta democracia tibia no tiene sólo resabios de los métodos militares del terror, sino que conserva en su seno montoness y cotidianas acciones de sometimiento y que en la ideología también hay marcas de ese pasado oscuro. La violencia sigue vigente, y si bien hay mucho para decir al respecto, consideramos que las imágenes publicadas en todos los medios hablan por sí solas.

Esperamos que la difusión de este tipo de aberraciones alerte a la sociedad de lo necesario que es reflexionarnos como colectivo humano, en vez de ser la oportunidad para ventilar intereses. Lo de la policía repudiable implacablemente, y lo de las pibas un nuevo dolor incalculable que trataremos que no quede impune. Prometemos trabajar para el esclarecimiento.

ZIPPO


LOS PIBES DAN CÁTEDRA: CASA TOMADA

Encuadrar nuestra realidad local en la coyuntura nacional puede sernos útil para conocer prácticas que aquí parecen lejanas. Además es la necesidad de descubrir lo particular en lo general y lo general en lo particular; tanto así como la relación centro-periferia, o los diferentes modos de relacionarse según las características de las jurisprudencias, de las ciudades. La Capital Federal de Argentina, concentra por estos días una lucha que vale nuestra emisión de posición, la lucha de los estudiantes secundarios.

 “Esto si que me parece una pelotudez ya, que vayan a estudiar estos pibes, o ¿qué van al colegio a comer panchos?”, decía un intolerante y reducido individuo. Intolerante por no hacer propias las demandas sociales de justicia, es decir, aquellas que competen al mayor numero de personas en su dimensión de iguales; reducido porque las instituciones, tanto desde un punto de vista físico (el edificio de una escuela por ejemplo) como desde un punto de vista conceptual (la educación como institución social), no son escenarios donde se reduzca el proceso de aprendizaje o de reunión social en un espacio físico a una óptica educativa; hay relaciones de sentimiento, hay relaciones de interés material, hay relaciones de conveniencia simbólica, hay relaciones de parentesco, etcétera. Nunca las instituciones pueden ser acotadas a un solo ámbito de relación, pues siempre atañen distintos modos de utilización y análisis de sus entramados internos. Digo, en la escuela no sólo se estudia, y no sólo se aprende asistiendo a clases.

Lo que sucede es que estudiantes de cinco colegios de Capital tomaron el espacio físico de algunas de los espacios físicos de sus instituciones para manifestarse por la monopolización del servicio de almacén y fotocopiadora, con el foco del conflicto concreto en la demanda actual de los del Carlos Pellegrini. Es cierto que el simple hecho de estar privatizado un servicio dentro de la institución educativa ya es discutible por ser una política liberal e individualista y no social como debería corresponder a TODOS LOS ÁMBITOS de relaciones del colegio, como el comercio, pero dando por hecho que esa lógica de comercialización lucrativa privada dentro del colegio es una realidad establecida, la pregunta es por qué no permiten el comercio alternativo que los jóvenes plantearon. Claro, porque el detalle que la mayoría de los medios hegemónicos intenta omitir es que la medida no es una reacción impulsiva de unos púberes aventurados sino una acción contestataria ante la INTOLERANCIA INSTITUCIONAL respecto del comercio alternativo que ellos intentaron plantear dentro del edificio.

Desde este espacio celebro la acción colectiva organizada que llevan acabo los adolescentes porteños, la misma significa el valor

La unificación y solidaridad entre los estudiantes de los cinco colegios tomadosLa unificación y solidaridad entre los estudiantes de los cinco colegios que participaron de la toma

La unificación y solidaridad entre los estudiantes de los cinco colegios tomadosLa unificación y solidaridad entre los estudiantes de los cinco colegios que participaron de la toma

democrático que nuestro teatro antidisturbios necesita tener. Quiero decir, la manifestación, el contraste, el estallido, la disputa y el debate son necesidades perdidas de la vida cívica activa. Porque al colegio no se va sólo a aprender teorías, también se va uno a formar como ciudadano con derechos, con conciencia social, con reconocimiento de obligaciones, con enmienda de PARTICIPACIÓN. Sí la democracia no es participativa, ¿qué esperamos para empezar a tomar instituciones como nos aleccionan hoy estos pibes? Próxima cita en ese aspecto: LA AUDIENCIA PÚBLICA NO VINCULANTE que desdibuja la participación y la voluntad popular, ¡aprendamos de los pibes!

 

ZIPPO

 


AUTO-MARGINALIDAD: “¿PARA QUÉ ME VOY A METER YO?”

PARA UNA MEJOR CONTEXTUALIZACIÓN DE LO QUE LEERÁ A CONTINUACIÓN PUEDE ANTES CONSULTAR EN ESTE VIEJO ARTÍCULO https://demilmonosyunomas.wordpress.com/2012/01/31/que-es-de-mil-monos/

Uno puede aprovechar el tiempo y el espacio que aquí nos reúne de diferentes maneras. Puede sentir que vale la pena compartir una información vigente, puede uno analizar un acontecimiento, puede divagar con reflexiones filosóficas u antropológicas, puede desnudar su humanidad individual para que los demás conozcan y entiendan un poco más de uno, puede además considerar que aprovecha una plataforma de producción de sentido, puede sentirlo como la facultad de intervenir en el mundo social, y también puede ser concebido como acción de lucha mediante la vocación que a todos los que hacemos DE MIL MONOS nos iguala.

Todos esos aprovechamientos de este tiempo y espacio compartido no son los únicos, la idea de nosotros siempre ha sido ponderar a la libertad de cada quien para APROPIARSE de este escenario comunicacional como le plazca. Es oportuno entonces recordar el lema fundacional de esta matriz comunicativa: “De mil monos y unos más, porque es de todos y cada uno que quiera apropiárselo”, vale de esta forma volver a alentar a la PARTICIPACIÓN activa de toda la monada que concuerde con la idea de generar espacios alternativos, de construcción colectiva, donde todos podamos ser atravesados por las verdades del otro sin marginalidades, ni subestimaciones. Seguidamente quiero hacer hincapié en uno de los problemas que generan la mayor limitación a esa construcción colectiva, la auto-marginalidad.

La auto-marginalidad es la primera barrera con la cual el sistema dominante ha borrado todo vestigio de confianza en la interacción, la auto-marginalidad a permitido que nadie tenga nada para decir lo suficientemente bueno como para ser escuchado por lo que mas vale quedarse callado. Pero ese quedarse callado, es más que no hablar, es no expresar. No expresarse ni en palabras ni en acciones. La auto-marginalidad es aquella tendencia injustificada a descreer en que la participación individual cohesionada bajo el ala de un objetivo y trabajo colectivo no rendirán los suficientes frutos como para dignificar nuestras vidas. Por eso le delegamos a otros el ejercicio de nuestra propia libertad, es parte además, de la tendencia representativista que esta en boga en las sociedades masivas. Para la gestión del patrimonio común, elijo mis representantes; para que se dicten leyes nuevas y vigentes históricamente, elegimos legisladores; para la administración del club, elegimos dirigentes; para reclamar nuestros derechos, elegimos gremialistas y sindicalistas, y así sucesivamente con muchas otras instancias de representatividad que no hacen más que marginar de la acción a quienes deberían ser los protagonistas, todos y cada uno de nosotros.

Somos los resabios de la cultura del silencio que la última dictadura cívico-militar argentina profesó, promulgó e impuso. DEJEMOS DE ESTAR CALLADOS

Somos los resabios de la cultura del silencio que la última dictadura cívico-militar argentina profesó, promulgó e impuso. DEJEMOS DE ESTAR CALLADOS

 ¿POR QUÉ HABLAR DE AUTO-MARGINACIÓN?

Hablamos de auto-marginalidad porque el proceso de culturalización que posibilita que hoy en dia la participación no sea un ejercicio corriente, no se agota en limitar espacios de acción a los ciudadanos, o en reducirlos a sus representantes. Más bien, el sistema hegemónico induce a los monos a una desmoralización de su ser organizado con otros, los lleva a descreer sobre su aporte en instancias no oficiales de organización colectiva.

Pasando en limpio, sin negar que existe una intención de marginación por parte de la cultura dominante no podemos atribuirle a su sola intención el efecto exitoso que tiene. Se trata también de una complicidad de cada uno de los que día a día continúan DIGNIFICANDO sus vidas, TRABAJANDO y CONSTRUYENDO, desde perspectivas individualistas. A esta altura ya tenemos enumerados y brevemente descriptos dos conceptos fundamentales que sostienen la ideología capitalista moderna, las consecuencias de la excesiva representatividad y la deformación de nuestras bases individualistas. Digo esto, porque es una tontería negarnos como seres únicos, pero hay que tener en cuenta que aspecto de nuestra humanidad es el qué nos individua, nuestra alma, nuestro espíritu, nuestra esencia; todo el resto de nuestra humanidad, nos semeja, nos acerca, nos iguala con el resto de los de nuestra especie.

Para que se entienda porque digo AUTO-marginación lo diferencio de la marginación directa, la cual es pragmática, concreta, material y visible en oportunidades de la vida cotidiana, mientras que la elección personal de no participar en espacios de construcción colectiva por rendirse ante las intenciones de desmoralización ciudadana que intenta el sistema reinante, es una cuestión que emana de la voluntad personal, presionada y condicionada por un contexto, pero en fin, voluntad personal.

Desde que iniciamos con este sueño-delirio de DE MIL MONOS, para mi ha sido una preocupación el tema de la participación activa, pues siempre hemos remarcado nuestra idea de hacer de este espacio un terreno polifónico y dialógico, donde dialoguen distintos saberes de distintos sujetos que pretendan construir desde la acción colectiva y el respeto por la diversidad de ideas, tanto como su correcta argumentación. Sin embargo, y aunque la mayoría de los simios que llegaron a este espacio han comentado extra-oficialmente que celebran la creación de un medio alternativo como este, son muy pocos los que han asumido la idea de APROPIÁRSELO. Mucho de lo que determina que asi sea, es esa AUTO-MARGINALIDAD que comentaba antes.

Sin más, y esperando que esta nueva invitación active a nuevos participantes para darle mayores magnitudes a lo que podamos hacer desde un colectivo como este, ya que cuantos más seamos comprometidos más posibilidades de realización tenemos, pongo sobre el tapete estas definiciones para que las re-discutamos, las re-formulemos y nos AUTO-cuestionemos sin dejar de ponerlo en común con la monada, para que co-constuir deje de ser un mero discurso.

 

ZIPPO

 


AGLUTINADOS POR AMOR

El “Atentado sobre ruedas”, que fue la primera actividad ejecutada por el colectivo asambleario de ciudadanos auto convocados a razón de los aumentos en los servicios públicos de la provincia, se desarrolló sin dificultad en la mañana del jueves pasado cómo se había programado y compartido a través de distintos medios. Un número que rondó entre los treinta y cincuenta humanos se congregó en la plaza nueve de julio, y de allí marchó hacía el ente regulador encargado de conjugar coherencia y equidad entre la explotación licitada de los servicios públicos de transporte y el fisco o estado: la Asociación Metropolitana de Transporte (AMT).

Fotografía de Daniela Arjona "Atentado sobre ruedas"

Fotografía de Daniela Arjona “Atentado sobre ruedas”

El eje sobre el que priman los debates participativos creados en las nombradas asambleas ciudadanas ha sido la inminente suba del boleto. Entendiéndose que dicha medida se encuentra articulada con otras del mismo tipo en servicios sociales cómo el agua, la luz y el gas. Se ha decidido entre quiénes constituyeron la última asamblea, llevada a cabo al finalizar el “atentado”, consignar una identidad colectiva que responda a esa arista de la reivindicación social: el aumento del boleto. Dicha decisión es fuerte pues hace a la asamblea misma cómo medio de ejercicio de derechos, y por tanto cómo espacio de diálogo y educación desde, y para la ciudadanía. O sea: pensado y ejecutado desde y para el colectivo. No desde el individuo para el colectivo, ni del colectivo para el individuo.

Dentro de las asambleas existe una participación activa y constante, se está generado un ambiente donde el otro es reconocido, donde las ideas y aportes que cada uno realiza son válidos, son necesarios. Dialogan subjetividades, cada historia específica aporta desde su perspectiva al colectivo. La elección de identificarse bajo una consigna que posicione a los sujetos organizados tras de esta expresión de educación ciudadana, que son las asambleas y las decisiones en ellas tomadas y que a ellas mismas constituyen, responde al trabajo constante practicado cómo políticos de territorio; una clara actividad de desarrollo gesta estas asambleas ciudadanas, bajo el lema “No al aumento del boleto”, común y silvestre, para el vulgodiría un burbujeado en teorías (dícese del que vive en una burbuja). Los ciudadanos auto convocados  se harán presentes en la movilización en contra del tarifazo convocada para el 12 de julio.

Fotografía de Daniela Arjona "Atentado sobre ruedas"

Fotografía de Daniela Arjona “Atentado sobre ruedas”

Pero los ciudadanos auto convocados no sólo serán una bandera más que acompañará la columna de militantes partidarios que se harán presentes en la pronta mañana invernal del 12; existe una postura acogida hacía el seno de militantes sociales, una clara concepción de asumida seriedad respecto al papel de cada uno, nacida de la participación; una vez más y no me cansaré de repetirlo cuantas veces tengamos que escribir desde y para cualquier colectivo que se encuentre resistiendo: una clave es participar y dejar participar.

 UNA ASAMBLEA CIUDADANA QUE EXIGE AUDIENCIAS VINCULANTES

¿Por qué identifico cómo un espacio de educación ciudadana al proceso de resistencia contra el aumento del boleto? Al interior de esta organización se construyen conocimientos compartidos que hacen a un discurso colectivo; se comparten también lógicas de comportamiento, maneras de razonamiento en cuanto a relaciones entre sujetos, que enfatizan y reivindican lazos de confianza y proyección; por ejemplo, se comparten estrategias en relación a la manera de interpelar a los medios masivos de comunicación desde y para el fin que conjuga a la organización. El jueves 12, jugando a la confianza, la serenidad y la seriedad, los ciudadanos auto convocados habrán de encontrarse dispuestos a posicionarse, a partir de una sencilla exhortación, interlocución, interacción revisada y reflexionada, ante los medios masivos de comunicación cómo la imagen connotada de otra escuela política en el espacio social.

Para ir pasando en limpio: en las asambleas ciudadanas la voz de quiénes allí participan tienen relevancia, son necesarias; no sucederá así en la audiencia pública NO VINCULANTE que gestionará el gobierno el viernes 20 de julio en el micro estadio Delmi. En este escalón legal la potestad de los ciudadanos que se hayan inscripto para participar no tendrá peso, estará sin vigencia, lo que deja en clara evidencia lo ya remarcado una y otra vez: el negocio entre SAETA y AMT es redondo, pero no de ricota. Hasta ahora nunca se ha negado una propuesta de aumento presentada por SAETA en el ente regulador. Continuando, los ciudadanos auto convocados, en vistas a la esquematización de la lucha y a la constitución de base política para ahondar los esfuerzos, y entendiendo que es necesario posicionarse dentro de la agenda pública cómo un hecho que toma cada vez mayor relevancia, se encontrarán bajo el lema “No al aumento del boleto” en la movilización del jueves 12 de julio. Y procederán con sus anticuadas maneras.

El martes 10 de julio habrá una reunión asamblearia dónde se revisarán entre todos los que asistan esas anticuadas maneras de proceder, para que sepan dónde y cómo llegar:  http://www.facebook.com/demil.monos?ref=ts http://www.facebook.com/groups/117680504988171/, allí van a poder encontrar información útil, la dirección exacta de la casa, el día y el horario.

Fotografía de Daniela Arjona "Atentado sobre ruedas"

Fotografía de Daniela Arjona “Atentado sobre ruedas”

Para finalizar, consideraremos otro punto que vale ser destacado cómo peldaño fundamental de algunos planteos que se vienen dialogando al interior de las asambleas y de las comisiones conformadas en red para articular el plan de lucha. Dentro del espacio sustentado por los medios masivos de comunicación la carátula legal que ostenta la audiencia pública a la que llamó el gobierno, Audiencia no vinculante”, es un espacio que se está articulando a partir de un cuestionamiento intenso. Es un punto de inflexión que llama a ser presionado, pues no es coherente ni respetuoso que una instancia legal de producción de servicios sociales no garantice para sus participantes el rol protagónico en la toma de decisiones. Así se constata con la participación ejercida, y productiva hasta el momento, en los movimientos sociales del tercer sector cómo lo son las audiencias ciudadanas.

Concretamente, es de vital importancia hacer hincapié en este rótulo legal de la audiencia pública. Podemos intuir que la suba del boleto está decidida, qué somos víctimas una vez más del pan y del circo; pero podemos aumentar un par más de ladrillos a la lucha, y cada vez que tengamos oportunidad de resaltar en cualquier espacio la ilegalidad y el abuso de poder público que denota esta audiencia estaremos preparando el terreno para una arremetida un poco más sagaz el viernes 20 de julio por la mañana en el micro estadio Delmi.

 

MUSTAFÁ de la Isla


A %d blogueros les gusta esto: