Archivo mensual: abril 2012

CASI JUSTICIA SOCIAL

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

En lo popular de nuestro lenguaje existe algún tipo de dicho que dice algo de la leña y algún árbol caído, “no hagas leña del árbol caído” o “has leña del árbol caído” o quizá “del árbol caído has una silla”, no lo recuerdo bien pero me parece que tiene más que ver con el primer ejemplo. Ustedes espero tengan la claridad para saber a dónde voy, y si no es así no se preocupen puede pasar, a veces ni uno mismo sabe a dónde va.

Muchos de los que ahora se encuentran leyendo este articulo, texto, escrito o como quieran llamarlo, seguro se habrán anoticiado de lo ocurrido el mediodía de ayer (Viernes 27) en pleno centro de la ciudad de Salta, más precisamente en la plaza 9 de julio (Si si la que sale en TN – preferiría que la referencia a nivel masivo pudiese ser otra. Es lo que hay. Que poco que hay). No es mi intención gastar mis palabras en una reconstrucción de los hechos, o en el mero desarrollo de lo sucedido. No quiero contar una noticia, quiero pensar y repensar sobre los comportamientos. Para hacerlo, en esta ocasión me llenare de palabras propias, de las cuales me hago cargo y explicare cualquier duda, os surja. Así también apelare a una gran cantidad de citas, anónimas en este caso para que nadie resulte “ofendido en su espíritu”.

“Gente me pueden decir q es lo q paso? el perrito? dardo ? algo asi ? recien vengo de rendir y no se nadA!!! pero estube viendo unas fotos y ta locoooooooo HIJOS DE PUUUUUUTAAAAAAAAAAA LOS VOY A MATAR LA RE CONNCHA DE SUS MADRES !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! CON LOS ANIMALES NOOOO LA PUTA Q LOS RE MIL PARIO!!!
por ffavor alguien q me informe … :S”
(Estado de facebook, del personaje X1)

Muchos otros, (como el dueño del comentario) no saben o no sabrán muy bien lo sucedido. Los medios salteños decían lo siguiente:

  “Según las versiones los alumnos lesionaron gravemente a un perro callejero cuando prendieron una bomba de estruendo que terminó por detonar en la boca del animal  lo que le provocó serias heridas y lo dejó moribundo.” (Diario El Tribuno http://www.eltribuno.info/salta/153302-Alumnos-dejaron-moribundo-a-un-perro.note.aspx?origen=metarefresh)

  “Las redes sociales se han hecho eco, a primeras horas de esta tarde, de la indignada reacción ciudadana frente a un hecho lamentable ocurrido en el centro de la capital salteña y que tuvo como protagonistas a dos jóvenes estudiantes secundarias y a un infortunado animal.

  … El perro fue tomado por una de las muchachas mientras otra introducía en la boca del animal un petardo de gran poder explosivo sin que el resto de los compañeros de ambas jóvenes hicieran nada por evitar este perverso acto, dice la fuente.” (Noticias iruya.com http://noticias.iruya.com/newnex/sociedad/sucesos/1229-indignacion-ciudadana-por-el-maltrato-a-un-perro-callejero-en-el-centro-de-salta.html)

   “Silvia Bustos Rallé, Jueza de Menores Nº 2, ordenó la detención de las 2 menores de edad, presuntas autoras del salvaje ataque contra el perro callejero en Plaza 9 de Julio. Serán llevadas al Centro de Atención a Jóvenes en Conflicto con la Ley Penal.” (Informate Salta http://www.informatesalta.com.ar/noticia.asp?q=36068)

Creo que después de esto, las cosas quedan un poco más claras y se entiende a que hecho puntual hago referencia. Fotos y videos respecto al tema encontraran de seguro en grandes cantidades,  considero innecesario poner aquí alguna de ellas, seria contribuir en cierta medida a ese maldito amarillismo con el que muchos se llenan los bolsillos, y a su vez alimentar el morbo de tantos otros.

Me corro un poco del hecho en sí, porque no tengo certezas sobre lo acontecido, solo lo que expuse anteriormente y un par de palabras más que leí a la hora de empezar con esto.  Certezas no me sobran, intencionalidad o accidente no lo sé, no pretendo descubrirlo aquí tampoco. Lo que además del hecho en si despertó mi atención fue la repercusión de lo sucedido en las redes sociales, lugares que como sabemos son asequible a una gran mayoría hoy en día. Allí donde todos somos opinologos, donde todos nos animamos a hablar de todo y de todos, ahí donde no hay filtro, ahí donde reina (mal que pese leer algunas cosas) la tan renombrada libertad de expresión, hasta ahí llegó lo sucedido, salieron a hablar todos, algunos de ustedes seguro pudieron notar esto en los “estados”, “fotos” y “comentarios”, es que no haberse dado cuenta hubiese sido difícil.

Para aquellos despistados, dejo algunos comentarios que llamaron mi atención en facebook . La verdad me causaron  aprensión, preocupación y hasta miedo.

“Lamentablemente lo único que podemos hacer es escracharla publicamente y que tenga condena social, al menos. Tambien se estan recaudando fondos para la operacion y recuperación del perrito, eso es una acción constructiva que va más allá de la indignación y podemos colaborar con APAN Salta (Asociación Protectora de Animales).”

Escrachen a la sucia esa!!”

“asi como le hicieron daño al perrito asi le hagamos nosotrso como sociedad para que aprendan esas putas”

“Malditas hijas de re mil reputas las que le hicieron eso al perrito, fueron unas chinas putas las que hicieron eso.Habria que hacerles explotar un petardo en la ura de estas mal paridas.”

“Hay que matarlas ahora, hay que separar el trigo de la cizaña”

“ES UNA PEDAZO DE MIERDA IGUAL QUE LA OTRA BASURA OJALA SE IMPLEMENTE EN ARGENTINA LA PENA DE MUERTE A ESTA Y A TODAS LAS PORQUERIAS QUE COMETEN ESTOS DELITOS POR FAVOR BASTA DE MALTRATO A LOS ANIMALES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

 “QUE SE ENTERE TODO EL MUNDO DE QUIENES SON LAS PENDEJAS PUTAS ESTAS!!! 
LAMENTO DECIR ESTO,PERO VIOLENCIA CON VIOLENCIA SE PAGA!!
POR EL BIEN DE ELLAS, OJALA NO ME LAS CRUCE NUNCA, POR QUE MINIMO LE METO UN PETARDO EN LA CONCHA!!!
QUE BRONCA LA PUTA MADRE!!”

Titulo del informativo de canal 11: “Enemigas publicas”

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

Fuerte!, lo sé. Algunos se calzaron los bigotitos, otros escriben como viven y a otros no sé como describirlos. Estos comentarios son los que llamaron profundamente mi atención y alteraron mi espíritu provocando sensaciones de las más feas. ¿Tanto odio guardan bajo la alfombra? ¿Tanto rencor y violencia habitan en Uds.? ¿Cómo lo escriben lo sienten? ¿Cómo escriben piensan y viven? ¿A dónde vamos como sociedad, a donde queremos ir y que sociedad queremos?. Hacen del “ojo por ojo…” y de la violencia un estandarte, reclaman justicia invocando a la violencia. Perdónenme pero dicen barbaridades y me asusta, no quisiera cruzarlos por la calle en un mal día, si de verdad son capaces de hacer y sentir eso que escriben. Y lo que más agita mi preocupación es que no son 2 o 3, en este caso fueron y son la mayoría,” Son muchos, son un ejército, hablan de armas cuando nunca agarrarían una, hablan ejercen y escupen  violencia cuando dicen repudiarla, hablan de respeto, igualdad y vida. y se cagan en todo.”

Gente que se apropia por algunos minutos de palabras y escribe cosas como las que cite más arriba, se insertan en la esfera pública como actores sociales ejerciendo ciudadanía, con el fin de modificar o restablecer el tejido social. Gente que hoy dice lo que dice mañana estará acomodada en algún trabajito burocrático, se postularan como “representantes del pueblo”, defenderán lo indefendible llamando “clientes” a quienes prestan sus servicios. Gente capaz de decir tales barbaridades vota, elije, propone y acepta.

Sabemos que no existen verdades universales, aun así se tiende a postular algunas como tales. Socialmente se cree que la mayoría tiene razón, o por lo menos la mayoría gana. Veamos nuestro régimen democrático representativo, se basa en esta lógica de mayorías y minorías, la mayoría tiene la razón y la minoría se adapta. Siguiendo esta lógica, el desubicado y equivocado en este caso sería yo, por pensar distinto y ser parte de una minoría que se ve acallada. La mayoría, “esa mayoría” estaría en lo correcto. Me deja dudas, y despierta nuevas dudas en torno a la democracia,¿ funciona así? La lógica dice que sí. ¿Funciona bien?. Cuidado.

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

Dibujo: Francisco Astorga -Chizzo-

No se busca aquí defender a nadie, justificar ni culpar, esa no es mi tarea. Aquí se busca repensar lo que se dice, lo que se piensa y lo que se siente.

Porque por haber escrito estas líneas no soy menos sensible ni menos humano, porque al fin y al cabo el único perjudicado en todo esto fue el perro que hoy no la pasa nada bien, porque también siento pena y dolor, porque me duele y me preocupo…

Parte Medico del Dr. Cristian Jack Bee Mill  (27/04/2012)

El Paciente llego al consultorio de urgencia con traumatismo de mandíbula, también se comprueban quemaduras de tercer grado en la región del paladar por las que se realizaron atenciones primarias.
Se realizan placas radiográficas y se comprueba que existen fracturas múltiples de ambas ramas. El paciente es intervenido quirurgicamente donde se realizan las reducción de las mismas.
El paciente salio de cirugía estable, con todos los signos vitales normales.
El pronostico es reservado.”

 

Le pese a quien le pese, le joda al que le joda . Aquí mis palabras y las de otros.

“El infierno y el paraíso me parecen desproporcionados. Los actos de los hombres no merecen tanto.”
Jorge Luis Borges

 

Música Extrasensorial 

Anuncios

ENSAYO GENERAL PARA LA FARSA ACTUAL: JUSTICIA PARA OLGA

El siguiente artículo es producto de la vocación curiosa por la justicia social que expresan algunos periodistas, la cual debiese ser más reivindicada a la hora de dictar “ética profesional”. Es producto de esa primera pulsión motorizadora, que se articulo con la labor en equipo para relatar detalladamente todo lo sucedido sin omitir datos claves, ni sensaciones claves de quienes lo protagonizaron de cerca. Cuatro personas estamos atrás de este producto, pero dos de ellas lo vivieron en carne propia; una nos concede su visión cronológica de los hechos por medio de una crónica periodística, lo que la sucede es una reflexión acompañada de datos de investigación que efectuó el otro periodista de campo con ayuda de otra compañera del equipo de trabajo.

CRÓNICA DE LO SUCEDIDO

Miércoles 25 de abril, el reloj marcaba aproximadamente la hora 11.15 de la mañana. Caminaba por la calle España, vereda de la catedral, con mi compañero, amigo, y futuro colega, Mariano. No pensábamos más que en nuestros futuros proyectos como “comunicadores sociales” que veníamos pechando con fuertes convicciones y espíritu luchador, no pensábamos que a pocos metros nuestros íbamos a toparnos con la triste realidad que nos gobierna, pero tampoco imaginábamos que la ocasión perfecta para demandar justicia se nos iba a presentar con tanta crudeza.

Nos llamó la atención que justo en frente de la Iglesia Catedral, en medio de la calle, una mujer se encontraba tirada en el piso y mantenía diálogo con un policía (cabe aclarar que además de ese policía había alrededor de cinco más), ninguno lograba demostrarnos que el intento de ayudar a esa mujer estaba próximo, sus rostros denotaban indiferencia y basta burla; su presencia nos generaba un fuerte rechazo al comprobar que sólo buscaban que la mujer se callara, se levantara y se fuera (se imaginarán que para nuestra querida provincia una mujer que llora frente a la Catedral es un acto desconcertante y poco serio en cuanto a imagen social, una mancha de aceite en el mantel blanco del conservadurismo).

Nos acercamos a preguntarle que le sucedía y en qué podíamos ayudarla, ofreciéndole además nuestro compromiso como estudiantes de la carrera de comunicaciones sociales, y entre lágrimas y gritos de desesperación comenzó a relatarnos la situación de su hija, llamada Alicia, que es maltratada, ultrajada y perseguida por su ex novio, acusada también de golpear a una joven amiga de su ex pareja.

Alicia es una muchacha de 17 años, vive en el barrio La Loma, que se frecuentaba con Sebastián (ex pareja) y su grupo de amigos. La madre de ella nos cuenta que el noviazgo comenzó cuando tenía 14 años, los vecinos le sugerían que controlara con quienes se juntaba su hija y qué cosas hacía. Como respuesta ante estas sugerencias decide intervenir en la relación, investigar el noviazgo y a qué se dedicaba  Sebastián. La ruptura del lazo se produjo a fines de septiembre, desde allí Alicia se niega a tener encuentros con él y como consecuencia la denuncian maliciosamente por golpear al entorno social al que pertenecía. La policía la detiene, durante cinco días es privada de su libertad y pierde todo contacto con el exterior, provocando en la joven un estado de trance.

Todo esto es relatado por aquella mujer en medio de periodistas, policías y ciudadanos que se paraban a observar la situación.

Además de pedir justicia, porque luego de haber recurrido a todas las fuentes judiciales posibles e instituciones como el INADI, esta mujer exige que respeten su derecho a la libertad de expresión y que sí por las buenas la justicia no tomaba cartas en el asunto no tenía más remedio que recurrir a los medios para dar a conocer su situación.

Amenazada por abogados que le sugieren que su hija se declare culpable, que le exigen silencio y el fin de aquella causa que no deba generar intereses en la sociedad; esta mujer revolucionada ante tanto dolor decide romper con las conveniencias burocráticas y manifestar su impotencia y bronca con aquellos que se disfrazan de justicieros de la mano del gobierno.

La policía nos exigía nuestros datos, pero nos negamos con el argumento de que no participaríamos en su “trabajo” de investigación. Le aseguramos a Olga que esa misma tarde la visitaríamos para que nos contara con más tranquilidad y le proporcionaríamos toda nuestra ayuda posible, intercambiamos datos personales y nos retiramos.

Volvimos por el lugar donde estaba apostada Olga cuando ya había pasado cerca de media hora, todo seguía igual. La policía rodeándola, los camarógrafos filmando y la gente observando. Nos acercamos nuevamente, y un policía nos preguntó si no queríamos acompañarla al juzgado ya que Olga no quería ir sola con ellos, otra vez volvimos a negarnos a colaborar con las fuerzas represivas del Estado. (¿Será que a veces la gente no entiende cuándo uno dice que no?). Le sugerimos a Olga que se levantara y se fuera a su casa, que no les diera más motivos a los uniformados para acercarse a ella. Fue así que accedió y tomó la decisión de volver a su casa.

Caminamos con ella por la calle España, comentando su situación y en la puerta del colegio San Lucas (España 836) nos dimos cuenta de que cinco policías nos venían siguiendo, el oficial (un personaje de estatura baja, con una barriga bien alimentada y su casaca bien puesta) se dirigió primero que todos a la mujer, informándole su detención por hacer “algo que no está permitido y además en frente de la Iglesia”. La reacción fue instantánea: cinco femeninas la rodearon, la agarraron por los brazos, las piernas y el torso, adentrándola al patrullero.

Frente a todo esto podemos decir que violaron sus derechos como ciudadana, violentaron la situación como si fuera que un delito grave acababa de cometerse, mostrando un teatro antidisturbio que nos lleva a preguntarnos… ¿Qué no es que somos inocentes hasta que se demuestra lo contrario? Parece que no. Parece que vivimos en una dictadura disfrazada, donde el derecho a la libertad de expresión es censurado, donde la manifestación por el dolor y la persecución social es un acto de locura que nos posiciona como sujetos que alteramos el orden social y la imagen cultural.

Nos llevamos una imagen cargada de bronca e impotencia por no poder hacer algo más que discutir con policías ignorantes y posicionarnos como ciudadanos que exigimos un país que cumpla con sus derechos, que no manipule la vida de una persona y que nos dé la posibilidad de constituirnos como seres humanos.

Las caretas que construyen esta mal aplicada democracia, teatro anti disturbios

Las caretas que construyen esta mal aplicada democracia, teatro anti disturbios

LACÓNICA REALIDAD, ¿Y SI MORDIMOS EL ANZUELO? 

¿La ingenuidad llena de esperanzas inciertas? ¿Y una de ellas es la confianza, ciega y no tanto, en el andamiaje judicial? Pregunto. El aparato burocrático despoja la humanidad de los sujetos; y creo que está la humanidad limitada, u impuesta, por este equipo mediante contratos extraños cuya autoría la diagnostican abogados.

Resulta entonces de esta ecuación entre abogados y papeles un mareaje de hipocresía, burla, indiferencia y violencia al que llamamos “s(U)ciedad”, y en el que nos revolcamos felices día a día. Nuestras vivencias están atadas de manos y pies, amordazados intentamos reivindicar nuestros derechos ciudadanos, y obvio están quienes cuidan los nudos.

Hay quienes aprovechan el aparato concreto que la gente de acción ha levantado. Esa gente de acción no lleva el traje como uniforme de ningún tipo; esos que no aspiran a mucho, esos mismos son los celadores y procreadores de los nudos. El entrelazado de cuerdas es la calle, o sea esa vida que no queremos vivir algunas veces pero que mal o bien terminamos tomándola.

Existen posiciones creadas, algunas para y desde el mismo embrollo que son inteligentes y benevolentes, y otras de los que cuidan, bastantes despojadas de benevolencia, amor, fraternidad, y esas cosas que promulga cristol. Esas posiciones son utilizadas para engañar y mentir.

(En una acera de una plaza central de una ciudad del norte de un país del sur, dos misántropos conversan mientras observan a la policía creer que hace el bien)

                -Sucede como si  una fuerza dominase los trajes policiales.

                – Creo que los hemos perdido. Y no es el que golpea, ni el que te detiene, ni  ninguno de esos y ni los trajes más anchos; los que están aprovechándose de esos sujetos a los que deshumanizan, o sea de los policías, se ocultan y son de color verde plástico.              

                -Que estás diciendo!! Caen desde los trajes cocidos en fábricas, que suelen tener más ánimo con los colores, vienen de las oficinas de la institución policial, y tal vez saben que tras la muerte (pum!)… nada.

SI DE “GORGORI`S” SE TRATA

Según datos arduamente chequeados, los policías que efectuaron el operativo estaban formados intelectualmente con los instructivos del inconfundible Jefe Gorgorí, referente de una "novedosa forma de no hacer justicia", menos opresora y más burlesca

Según datos arduamente chequeados, los policías que efectuaron el operativo estaban formados intelectualmente con los instructivos del inconfundible Jefe Gorgorí, referente de una "novedosa forma de no hacer justicia", menos opresora y más burlesca

Olga Susana Correa, modista, ama de casa y madre de cuatro hijos, es un pequeño trozo del fondo de este sucio lugar. Carga en sus espaldas (“como alguna vez un muchacho cargo los pecados del mundo”) una historia que se opaca cada vez más.

La violencia de género, serie de prácticas que se enlazan como capítulos de historietas, matiza esta historia de vida; y femicidio se llama, creo yo, al indeseable (o deseable según se enterarán) final de las tramas de la tira diaria.

Puede el lector, si la intriga lo llama, dar un sencillo paseo por el internet y cerciorarse: la mayoría de estos casos no se limitan a un arrebato sentimental del momento, suele un manto de violencia física y simbólica volcarse vertiginoso desde hace tiempo atrás en las relaciones. Y es común también que junto a este manto se yuxtaponga otro de indiferencia y burlona actitud de parte de quiénes deben velar por el bien de la comunidad, esos azules uniformes que patrullan la ciudad.

AQUÍ, BIEN CERCA

El barrio La Loma, al nordeste de la capital salteña, es el escenario donde una serie de acontecimientos han tomado por sorpresa a prendas con sus tiranas protuberancias de actas y denuncias, más abogados y gente extraña difícil de mentirle pues hacen caso omiso a los poderes; algunas prendas han sido sometidas y se han convertido en la viva manifestación de la violencia de género. Es este uno entre millares de casos que en este momento estarán en gestación. ¿Apostamos?

Encierra este cuadro matices teles novelescas que hacen a su esencia, pero no es fin de este artículo desenmascarar para el morbo popular los entretelones del mismo; es sí pauta indiscutible posicionar a los distintos elementos que se entrelazan alrededor de él, para poder así contribuir a una reivindicación del ejercicio pleno de los derechos a la información, la libertad de expresión y al pedido de justicia, entre muchos otros, que debemos practicar como ciudadanos.

Abrazando este percance existencial (el hostigamiento sufrido por Alicia, hija de Olga) el tirante de la justicia encargado se trató en principio de la Subcomisaria Gran Bourg, allí Olga hizo efectiva dos denuncias, una el 14 y otra el 23 de abril, que testifican amenazas y acciones que ejemplifican la violencia de género donde la perjudicada resulta ser su hija menor. La fiscalía que dispone de poder sobre los acontecimientos que los ciudadanos certifiquen en esta seccional policial se denomina a sí misma como “correccional N°8”, y su labor en la complicación de los hechos, o sea su labor burocrática, aparentemente es cumplida con celeridad.

Entre los uniformes que se encontraban al realizar la denuncia la modista, sólo se topó con burlas y desinterés, dato humanamente llamativo  ya que el personal encargado de “instruir la denuncia” en ambas ocasiones fue femenino. Entre los uniformes encargados de traspapelar la cuestión tras la grisácea ciudad judicial no hago ni por imaginar que habrá hallado esta mujer. Sólo diré que más y más preocupación y desorientación estoy seguro, pues lo he vivido en carne propia y lo he escuchado de todos quienes han pasado alguna vez por allí.

En la misma comisaría se elevó el año pasado otra denuncia, cuyo número de causa es el 59261/12-5, y se inscribe dentro de la jurisdicción correspondiente al “juzgado de menores primera nominación de Salta”. Lo gracioso es que esta denuncia tira abajo la imagen de víctima que teníamos hasta hace unos momentos de la hija menor de nuestra sastre. Es acusada, en términos injustos y por el poder concedido al puterio banal, de violentar otra integridad física, otro ser.

¿Qué medidas asumieron los encargados concretos del hecho? La “jueza” Patricia Cristina Sar en colaboración de su “secretaria” Hilda Mosqueira del juzgado de menores de primera nominación, y muchas otras cucarasabandijas, optaron por un juego sucio hábilmente elaborado.

“Advertir” al ciudadano de cuidarse de posibles exacerbaciones en la vía pública junto a una privación ilegítima de la libertad fueron las medidas tomadas ¿A quién advirtieron, y a quién privaron de su libertad? La madre, que en su afán instintivo de pelear por la vida de su hija desencadenó una serie de actos algo “violentos” (rompió algunos vidrios en una ocasión ¿?), fue advertida, y recientemente, el pasado 25 de Abril, fue privada de su libertad en la calle España entre 20 de Febrero y 25 de Mayo luego de haberse manifestado públicamente frente a la casita donde vive don jebús: la catedral; su hija fue obligada a sufrir una especie de castigo por haber sido denunciada y por no haber estado al tanto del tramullo mal manejado del conocido papelerío que implica una causa: su libertad también fue ultrajada durante un lapso de cinco días.

Así está ahora la salsa. Olga detenida por hacer algo que no se debe y menos frente a la catedral. Su hija con el temor a flor de piel pues la posibilidad de protagonizar un femicidio como el personaje central no da buenas espinas; y por otro lado el archivo judicial está algo tranquilo, pues creyó que un par de brazos se quedarían cruzados junto a unas bocas cerradas.

Nada efectivo, nada que responda a las necesidades reales de los implicados fue expendido desde las oficinas del departamento judicial. Nada. Solo un mediocre movimiento que toma el pelo al sector de la sociedad de clases que ejerce su ciudadanía. El sistema que articula las negociaciones contractuales, senadores y diputados, encuentra en estos momentos en su agenda un proyecto que busca incorporar la carátula, o el rótulo, de femicidio al código penal del estado nación argentino con el fin de brindarle la celeridad y seriedad que necesitan las denuncias que transmiten en sus testimonios claras experiencias de vida relacionadas a la violencia de género. Resulta chocante entonces saber que doña Olga debió denigrarse a perder su libertad física, a sufrir presiones de todo tipo, a tener que dejar de trabajar y dejar de producir para clamar por justicia. ¿Qué hacer?

¿Sabrán en Francia de este pequeño y aparentemente insignificante caso particular? ¿O será que en el viejo mundo los titiriteros se conforman con un alma que hacía de jefe?

 

EMI, DAI, LUKA FRANK Y ZIPPO


CUCURRUCUCU

De regreso un saludo monada loca. Viene de cuento fantástico y poesía, de noticia y crónica, de investigación y novela, o tal vez sólo de apretar los puños muertos de rabia, desenfrenado de amor, y arrebatado por la ansiedad de ser un ser humano. Un rostro tosco de cejas gruesas y mirada firme, con la frente en pleno brote de gotas de sudor, asoma por la puerta con actitud de felino, me sugiere que le abra la puerta de algún “yo interno” mío, que según me dice telepáticamente, lo está esperando. Me siento poseído ahora por ese hombre de gesto amistoso y rasgos viriles, lo que diga de aquí en adelante está sujeto a eso…

Más concreto que día otoñal, con distintos matices de grises y llovizna constante, no existe nada. Es la concreción inequívoca de no querer hacer ni ser nada, la inmensa necesidad de entrar en pausa, en blanco, en vacío. Las ausencias son notorias aunque no tengan presencia para los que no están abiertos a percibirlas. Estoy haciendo una convocatoria abierta a constatar lo genial que es la “NADA”, la ABSTRACCIÓN, y el EXISTENCIALISMO que nos da existencia. Gracias a Jean Paul Sartre por esto. (http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiacontemporanea/Sartre/Sartre-Existencialismo.htm)

Entre lo concreto y lo abstracto, la nada y el todo, lo significativo y lo insignificante, estoy mareado de vivencias; tengo tanto para contar monada, que por esta vez voy a preferir optar por la NADA, que como dijimos es tan importante como el TODO. Ha sido todo tan revuelto últimamente que la calma implacable de no tener que llenar un espacio, me resulta liberadora. Todo debería siempre poder ser elegido, es un imposible que los anarquistas disfrazan de utópico. Hay árboles de frondosidad incalculable, océanos arrogantes en olas, un cielo que se deja decorar por estrellas y nubes. Lo impuesto es lo verdadero, y sé que corro el riesgo de sonar filosófico; a riesgo de eso igual me atrevo a decir que la NATURALEZA es lo único impuesto, por lo cual no podemos decidir de ninguna manera.

Está bien, es cierto que muchas otras cosas no las podemos decidir y repercuten sobre nosotros, pero esas no tienen nada que ver con lo impuesto indefectiblemente, como la PACHAMAMA con todas sus fragancias. Eso remite a las imposiciones de tipo social, las que responden al sistema, a la forma de organizar las relaciones entre los seres humanos. Algunas de tipo moral, otras legales, otras culturales, otras intelectuales, y así tantos etcéteras como hagan falta para nombrar todos los ámbitos de relación en los que se establecen signos compartidos. Se convencionalizan, pero de algún modo eso es una imposición; claro que de tipo social, no natural. No sé si yo le llamaría amor a lo que otros llaman amor, y ese es mi claro ejemplo de que aunque algunas cosas no parezcan impuestas coercitivamente, son gentilmente establecidas. Tal vez yo esté empecinado en determinar mi amor en libertad y en riesgo; son condimentos exquisitos para la pasión que necesita el amor; quizá mi definición del amor tenga algo que ver con el “one love” de Bob, o con el “hombre nuevo” del Che. Pero disiento con el primero porque el amor no es uno, en sus formas es tan extenso como seres hay en este mundo (he dicho seres, es decir, no sólo me refiero a los humanos), mientras que con el Comandante disiento en su semántica machista, lo redefiniría como “seres humanos nuevos”.

En fin, me fui por las ramas pero lo cierto es que en lo único que estoy enfocado en este artículo es en hacer un vacío. De todas formas cuanto más avanzo constato más que un vacío de ninguna forma puede no significar nada, al contrario, está lleno de significados; hay interpretaciones mediando, hay contextos, hay sujetos, hay instintos, hay bellos abriles como la muchacha con la que hacíamos el amor tomándonos de las manos sin decir nada. Le sudaban a brote efervescente, como las gotas que ruedan en mi frente al recordarla.

Me quisieron hacer sentir un daltónico de la realidad, algo así como que yo veía posibilidades de transformación donde había estructuras estáticas. La experiencia fue traumática, aun hoy siento como el sudor de mi frente me empaña la visión, a veces llego a cuestionarme si he perdido mis facultades mentales, aunque en mi entraña sepa que las estoy usando a rabiar. Por eso puede que ahora crea que “todo lo que diga está de más”, por eso tal vez quiera no decir nada, no decirles nada, no decirte nada.

Abrir los ojos para volver a estar al lado del camino, con un destino incierto pero un espíritu de LUCHA que te oriente, que no te deje hacerte “enemigos que no estén a la altura del conflicto”, que ponga como brújula aquello que te haga sentir pleno, en acción, siendo arte y parte, haciendo arte del vivir, elevándote a estados similares a los de los fármacos y toda la porquería que altera estados de conciencia ordinaria. Tener una conciencia extraordinaria es una decisión, por eso no vale la pena que yo les diga nada, que yo diga nada, que yo te diga nada.

Para eso es necesario portar un profundo amor, eso se me filtró. Tengo un poquito de amor para dar, todos lo tenemos. . .

Fotografía tomada por Daiana Russo

Fotografía tomada por Daiana Russo

El ejercicio crítico es un proceso que siempre debe estar iniciado por la auto crítica.

ZIPPO


LA SOLE II

Las reacciones frente a su presencia son de lo más diversas, es que si algo queda claro es lo imponente de su presencia, orgullosa y altiva, potente y encantadora, distante y cruel. Y así como uds quieran seguir… la presentó un mono hermano, le escribió y la abrazo. Estoy seguro de que muchos como él lo han hecho, lo hacen y lo harán, Yo también, por eso y con el debido cariño le dedico algunas líneas, algunos humos, una gota y una canción.

“La Sole” la han bautizado por aquí, cada cual tendrá en su cabeza el nombre que considere más apropiado para ella, para no distraer, solo por unos minutos seguirá siendo “la sole”. Mujer de carácter fuerte sin dudas, lleva consigo la magia que el misterio del silencio le puede dar. El silencio y el ruido reinan en ella, y si seguimos con las dualidades encontraremos mentiras y verdades, algunas lagrimas y sonrisas, abrazos con los ojos cerrados y momentos poco explicables. Gratitud, serenidad, caos y aprendizaje.

“Mujeres…  un capítulo  sin duda importante en la vida de todo hombre, desde pequeños, madres, novias, amantes, amigas… mujeres”. Ella para no ser menos que ninguna atraviesa la vida de un hombre en numerosas ocasiones, dejando marcas en la piel pero desde adentro hacia fuera, por eso no se ven ni los latigazos ni las caricias. Ella se presta al juego, al juego que queramos jugar en forma absoluta, es mas ella inicia y tira los dados primera en muchos de sus juegos. Su mala reputación reside justamente aquí, en los juegos, sus juegos y nuestros juegos. Los pateadores de culpas y cargos, aludirán a ella como madame despótica, cruel y culpable de la mayoría de sus males. Algunos pateadores de piedras encuentran en ella la compañía universal que se encarna en el encuentro con el ser interior, en el silencio conciliador que hace a una unión: ella/yo, ella/vos, vos/vos, yo/yo.

Imagen :Francisco Astorga - Chizzo-

Imagen :Francisco Astorga - Chizzo -

Su olor particular, cambia según la estación y según la luna, no es lo mismo un encuentro casual con la soledad una noche de verano con luna menguante, que un encuentro letal  una tarde/noche de invierno con luna llena, y si llueve ni hablemos.

 

Imagen: Francisco Astorga - Chizzo -

Imagen: Francisco Astorga - Chizzo -

Las condiciones para su aparición no son demasiadas, pero distan mucho de lo que el común le llama soledad. Déjenme que les cuente que he estado con ella más de lo que muchos pueden pensar. Sus visitas son siempre inesperadas, desorientadoras, pero por lo general bien recibidas. He estado con ella cuando me rodeaba el mundo entero, y   ese “mundo entero” no podía entender de la visita de “la sole”  cuando todo parecía indicar que no había lugar para ella. Es que no todo es lo que parece, su presencia no anula la presencia física de los demás si quizá, la presencia espiritual que uno busca. Ha llegado también en penumbras, cuando el frio congelaba y el “mundo entero” ya no estaba, hizo compañía, pego un par de cachetazos,  brindo palabras, se hizo escuchar y se fue. Ella sabe de silencios, vaya que sabe si a menudo viene acompañada por ellos. Se deja escuchar y emite palabras que valen la pena recordar.

 

No la culpo, mucho menos la venero. La escucho y me dejo escuchar. Hace un par de noches golpeo a mi puerta, desde ahí que duerme conmigo. Hoy llovizna y hace frio, asique me voy a su encuentro, la cama esta destendida y la almohada en su lugar, esta noche señorita la invito a pasar. Amiga, amante, traicionera y enemiga. La sole

“Camino mucho y a veces me gusta caminar solo, no sé si para bien o mal pero estos últimos años me he acostumbrado mucho a estar solo, ahí es cuando más y mejor me escucho, aun que se lo bien que me haría también andar acompañado.”

 

 

Música Extrasensorial 


LA SOLE…

Ella con su perfume no se hartaba de decirle que sólo él había sido el motivo de su llegada. Sólo él y claro, todo aquello que hasta ese momento, la habían hecho no acostumbrar a llevar perfume.

En el preciso momento de su llegada (de ella), él ya había notado menos ganas de abrazarla, menos ganas de estrecharla entre sus brazos, fundirse en su respiración y oxigenarse sólo de anhelos y dolores compartidos. Era el inconsciente malestar de lo evidente. El inconsciente malestar del que en realidad nunca se sinceró y se preguntó qué era lo que buscaba. Y por eso mismo, en el encuentro con lo no-realmente-buscado, nunca se cansaba  de hallar desperfectos y despropósitos, de la misma manera que le pasaba con él mismo.

Imagen Fuente: http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/wp-content/uploads/2009/09/_0141.jpg

Le pasaba lo mismo que nos pasa a cada uno de nosotros en el encuentro con nosotros mismos. No lo buscamos, pero de una forma u otra, lo encontramos. Y en ése preciso momento los desperfectos y despropósitos se transforman en vida y muerte, en lluvia con sol, en sonrisa con lágrimas. Se convierte, en otras palabras, en la inevitable contraposición de lo que somos y lo que queremos ser, lo ideal y lo real, lo sincero y lo mentiroso. Mentiroso, digo, porque a la larga los ideales a los que creemos aspirar sinceramente, en realidad terminan siendo idealizaciones absurdas, de vidas color de rosas y pedos con olor a flores. Una mentira.

La soledad, valga la aclaración, no es solo aquella dama que alguna vez vimos y nos quedó grabada por su exasperante apetencia de compañía. Al igual que las Remedios, que parecen enfermarse mucho más que las Marías o las Josefas. La soledad, decía, es mucho más que una mujer. Aunque tranquilamente podría convivir con lo que idealizamos en el sexo opuesto. Digo, por su complejidad y tendencia a la contradicción.

La soledad somos nosotros mismos, cuando sentimos no tener a quién acudir. Y digo “acudir” con tanta generalidad, porque la compañía no es necesariamente una charla, ni (inclusive) una presencia física. La compañía genuina puede estar en cualquier logar de nuestra mente, en cualquier momento de nuestro día, y se puede acudir a ella sin temor a desencuentros. Pero hay un momento en el que ya ninguna compañía, ni energética ni corpórea, viene al caso. Y es justamente cuando sentimos que los papeles se traspapelan, que las estanterías se caen, y que lo real le da un letal golpe a lo idealizado. Porque claro, lo idealizado nunca existió. ¿Qué era lo que buscábamos? ¿era sincero?, ¿o sólo pecamos de ingenuos y compramos pescado rabioso (no quise decir podrido, quise decir rabioso) de alguna lujosa publicidad, o de algún ostentoso noticioso?

Son luchas, decía un mono, internas o externas. Y ahora prefiero pararme en las internas. Luchas de identidad, luchas de valores, luchas de lo que queremos ser, contra lo que debemos ser, y contra lo que realmente somos. Y como somos humanos, imperfectos, infinitos y absurdos, estas preguntas pueden llegar en cualquier momento, lugar  y situación. Sólo hay una exigencia: decidirse a responder dichas preguntas por nosotros mismos, sin dar lugar a sugestiones externas (aunque siempre las hay), ni a interrupciones evitables (inevitablemente, también las hay). Es la soledad misma, tan dura, inoportuna e impredecible como ella sola. Llega en cualquier momento, y nos puede consumir al punto de comenzar a llamarla Dolores. Si de última, lo único que cambia es el rótulo.

Imagen Fuente: http://lacomunidad.cadenaser.com/blogfiles/el-desvan-de-los-suenos-/En20soledad.jpg      

Veo la necesidad aquí de recalar en una cuestión. Como algunos ya habrán deducido, no es requisito para charlar con la soledad estar solo. Como tampoco es requisito una compañía tangible para sentirse acompañado, para no sentirse solo. Son luchas internas, transparentes a lo evidente, que nos agarran en cualquier momento, TODOS LOS DÍAS. Y por eso mismo podremos sentirnos solos e imperfectos en medio de un bochinchero grupo de relucientes sujetos, como así también podremos sentirnos acompañados por la más grata presencia, encontrándonos en medio de la soledad más aturdidora.

Decido compartir esto, no por querer imponer una definición de la palabra “SOLEDAD”. Se llame soledad o Ernestina, me tiene sin cuidado. Decido compartirlo porque he concluido en que las palabras más sabias y oportunas que he escuchado, me las dijo ella. Sin que se las pida, sin exigirme nada a cambio, más que ser escuchada. Y como todos tenemos una soledad metida en algún lugar (espero que no sea en el placar), les cuento que nunca será un error escucharla. Salvo que no nos quiera decir nada. Y en ese momento, podemos dejar de llamarla soledad, y llamarla Muda. O no llamarla.

 

 

 

    

    

            Saphichay


APARTADO DE LUCHA

 Luchar…  la cuestión reside en una primera medida en el verbo que encalla en un sustantivo al que muchos acostumbran a ponerle algún adjetivo como quien se pone perfume. La primera pregunta es si se lucha… es fundamental mirar para adentro y para fuera, preguntar, responder y re-preguntar, sincerarse o mentirse para poder seguir. Sorprendentemente a esta primera pregunta la respuesta en numerosos casos es “No”, claro que este no es mi caso, de serlo este cuasi algo debería tener su punto final justo aquí.

 “No” se escucha, se sorprenden y dicen. Sorpresa para algunos, más que sorpresa para otros, el “porque” muy pocas veces se dice, eso se guarda y se vuelve a pensar (si se quiere) durante el día pero en otra ocasión. Si generara futuros replanteos la verdad no lo sé, si se puede vivir solo respirando tampoco lo sé y si se puede vivir luchando menos. Todavía falta camino como para decir que su que o que si cuanto.

Si la respuesta es “Si”, como también dicen y se escucha por ahí, se presentan alrededor de 7.372.432 puertas, tantas como gustos de helado conozco. De ahí en adelante el resto es poco sabido.

De las luchas internas – de las que sufren todos- escribo y respiro a diario, acá las aparto un poco, recurro a lo exterior, al rompimiento de testas, al hundimiento de barquitos ingenuos.

Formas de lucha sabrán existen miles, prefiero no mencionar ninguna, prefiero despertar imágenes en aquellos/ustedes que hayan llegado a encontrar este rejunte de ideas por casualidad, por interés, por aburrimiento, por costumbre o por error. Es que del error no se salva nadie, puede suceder, de hecho hasta en las luchas a las que evocaba hace unos momentos, en sus formas, en sus principios, ojala que no en sus objetivos, pero debo decir que sucede.

El “cómo” y el “porque”  me asomaron por este mar de letras un rato, un instante, un minuto de lucha. Que aun que parezca poco clara, se dé su fuego y su potencial fuerza, de su comienzo, de su final no sé nada, no lo pensé, ni se me ocurrió.

Podría haberme puesto en “Licenciado en Lucha/s” y desplegar un montón de palabras que adornen y den peso a mi argumento. Podría haber  dicho mucho y podría haberles mentido como nunca, pero dispongo del hambre suficiente como para no hacerlo, tengo tan pocas certezas que sería en vano, tengo tantas pocas ganas de ponerme el traje de orador incuestionable que solo opte por despertar y ponerle luces a una palabra,  instalarla por unos minutos en algunas cabezas. Podría haber jugado a inducir, pero tenía ganas de jugar a despertar preguntas

“… si se puede vivir solo respirando tampoco lo sé y si se puede vivir luchando menos”

 

 

 

Música Extrasensorial   


A %d blogueros les gusta esto: